Escucha esta nota aquí

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, anunció el martes que esa institución enviará una "misión reforzada" de observación a las elecciones generales previstas para el 18 de octubre en Bolivia.  Se sumarán al trabajo que realizarán otros tres grupos internacionales grandes de acompañamiento al proceso.

"A pesar de un contexto difícil por la pandemia de Covid-19, que ha llevado a suspender o cancelar el envío de misiones de observación electoral, seguimos del lado de Bolivia, para ayudar a alcanzar sus objetivos, inclusive con una misión reforzada de expertos electorales", señaló Borrell en un comunicado.

De acuerdo con el diplomático español, la organización de elecciones genuinas y creíbles es de suma importancia para el pueblo boliviano, que está dispuesto a reafirmar su compromiso con los valores democráticos y restaurar la tan necesaria estabilidad del país”.

Serán entre cinco y seis profesionales que arribarán a territorio nacional, a pesar del difícil contexto en relación con la pandemia de Covid-19 que llevaron a ese ente a suspender o cancelar el despliegue de algunas misiones de Observación Electoral de la UE.

Esa misión "redactará un informe analizando cómo fueron implementadas las elecciones de acuerdo con las leyes locales e internacionales, así como las mejores prácticas para elecciones democráticas, y proporcionará recomendaciones para mejorar futuras elecciones", informó la oficina de Borrell.

A su turno, la diputada al Parlamento Europeo y exjefa de la Misión de Observación Electoral en Bolivia, Isabel Santos, declaró: “El despliegue de esta misión refleja el compromiso inquebrantable de la Unión Europea de apoyar elecciones democráticas en Bolivia y, al mismo tiempo, garantizar la salud de las personas en un contexto en el que todos los países, incluso en Europa, todavía están luchando contra la pandemia”.

Los especialistas “realizarán un análisis integral del proceso electoral hasta su culminación”, que concluirá con la redacción de un informe, que “analizará cómo se realizaron las elecciones de acuerdo con las leyes nacionales e internacionales, así como las mejores prácticas para elecciones democráticas, y ofrecerá un conjunto de recomendaciones para mejorar elecciones futuras”.

Además de esta misión, la Unión Europea está proporcionando una cooperación de 2 millones de euros al Tribunal Supremo Electoral (TSE) en Bolivia para garantizar que las elecciones respeten los principios internacionales para las elecciones democráticas. Adicionalmente, apoya con un presupuesto de 600 mil euros, los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil boliviana para realizar una observación nacional del proceso.

Hace casi una semana el presidente del TSE, Salvador Romero, confirmó que, junto a la UE, también llegarán las misiones de observación de la OEA, el Centro Carter y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore).


En medio de severas restricciones a concentraciones masivas por causa de la pandemia de Covid-19, el domingo arrancó la campaña electoral en Bolivia.

Bolivia superó la barrera de los 120.000 contagios de Covid-19, registrando además 5.398 decesos.

Las elecciones generales del 18 de octubre reemplazan a los comicios de octubre de 2019, que derivaron en protestas y condujeron a la renuncia del presidente Evo Morales tras casi 14 años en el poder.

Los comicios, fijados originalmente para el 3 de mayo, fueron postergados tres veces por la pandemia del coronavirus.