Escucha esta nota aquí

El embajador de la Unión Europea (UE), Michael Doczy, ha emitido una nueva señal de preocupación por las tensiones políticas del país y advirtió que en estos momentos no existe un clima favorable para la reconciliación.

“No puede haber diálogo sin la firme voluntad política de todas las partes. La reconciliación o el reencuentro no pueden ocurrir en un mundo separado y paralelo”, afirmó el representante en el seminario 'Experiencias para el reencuentro' en el que participó el vicepresidente David Choquehuanca.

Doczy recordó que la Unión Europea apoyó a Bolivia entre 2019 y 2020 para facilitar el diálogo político y, en ese marco, contribuyó a la exitosa organización de las elecciones nacionales en octubre de 2020.

“Como Unión Europea apoyamos este proceso de todo corazón, pero no somos ingenuos. Seamos claros: el clima político actual parece no ser muy propicio para ese diálogo. Para avanzar en la reconciliación es necesario bajar tensiones y tener voluntades, de lo contrario, no funcionará”, señaló el diplomático.

Además, Doczy recordó las palabras que vicepresidente suele emplear en aymara para, precisamente, llamar a este encuentro. “Mi aymara no es fluido: Aruskipasipxañanakasakipunirakispawa: ¡La obligación de dialogar!  Porque no puede haber reconciliación sin diálogo”, afirmó.

El seminario, impulsado también por Naciones Unidas, se desarrolló este lunes y finalizará el 29 de junio con una segunda sesión, en la que participará Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992.

“El seminario nos permitirá abrir un proceso diálogo inclusivo, para construir la unidad de todas y todos los bolivianos, así podremos vivir en equilibrio y armonía”, manifestó David Choquehuanca.

“Acompañamos este seminario con la expectativa de construir espacios de diálogo que contribuyan a un clima de paz y reencuentro, en el marco de la Iniciativa de Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz que venimos llevando a cabo desde el año 2019”, afirmó la coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Bolivia, Susana Sottoli.

Comentarios