Escucha esta nota aquí

Bolivia sería uno de los países beneficiados con la vacuna Sputnik V que se desarrollará en Brasil, ya que la producción estaría destinada a los lugares donde se aprobó el uso de la misma.

Recientemente, la agencia encargada de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus informó a través de su cuenta de Twitter que Brasil comenzará con su desarrollo a partir del 15 de enero, aunque toda su producción será enviada al resto de países de América Latina, esto incluye a Argentina.

Según Infobae, las dosis de la vacuna rusa que producirá la farmacéutica brasileña Unión Química están a la espera de recibir el visto bueno de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para iniciar los ensayos de la fase 3, cuando  es aplicada a la población para probar su efectividad y hallar posibles efectos adversos.

En este sentido, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, está acusado, desde distintos frentes, de presionar a esta agencia estatal, debido a su "conocida falta de confianza en la efectividad de las vacunas" en un contexto en el que se observa la ausencia de un plan de vacunación y los retrasos de muchas farmacéuticas en obtener los permiso de Anvisa para el uso de las vacunas.

Sin embargo, quienes sí tienen el visto bueno de Anvisa son las vacunas de la farmacéutica china Sinovac, que será desarrollada en el Instituto Butantán de Sao Paulo, después de que aterrice en Brasil en los próximos días una primera remesa de unos seis millones de dosis, así como la de Oxford, de la que se importará de India unos dos millones de dosis.

Entretanto, Bolivia está a la espera de la llegada del primer lote de 6.000 vacunas rusas para finales del presente mes y está coordinando con otros organismos y países para obtener más vacunas anticovid.

Hay una proyección de inmunizar al menos 2,6 millones de personas hasta el mes de mayo (con 5,2 millones de dosis de vacunas), según informó el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

La vacuna rusa Sputnik V fue recibida con escepticismo por la comunidad internacional por considerarla prematura. Hasta ahora se ha vacunado a un millón de personas en Rusia y también se han enviado cargamentos a Argentina, Bielorrusia y Serbia. Bolivia está a la espera del inyectable ruso.

Comentarios