Escucha esta nota aquí

En medio de la segunda oleada del coronavirus en Bolivia, el Gobierno concretó la compra 5.200.000 vacunas Sputnik-V, de fabricación rusa. Un primer lote de 6.000 unidades llegará en enero y estará destinado para la “población más vulnerable y necesitada”. Los gobiernos departamentales y municipales también tienen el aval de invertir en vacunas y personal de salud.


El presidente Luis Arce suscribió ayer el contrato y explicó que las vacunas serán entregadas de forma gratuita, pero para evitar cualquier susceptibilidad la vacunación está disponible para las personas que lo requieran.


A estas dosis se suman las que se están gestionando bajo el mecanismo Covax, por lo que aseguró que un 80 por ciento de la población del país recibirá las dosis.


Detalló que 1.700.000 dosis llegarán a finales de marzo, similar cantidad en abril y el resto en mayo.


El ministro de Salud y Deportes, Edgar Pozo, indicó que las vacunas Sputnik-V superaron las diferentes pruebas de validación biológica, por tanto, son consideraras como vacunas de alto nivel de protección de inmunidad que supera el 90% de capacidad.

Pese a ello no se puede esconder que hay mucha susceptibilidad sobre la eficacia de la vacuna rusa. En Argentina, donde ya se comenzó a aplicar se abrió el debate. Además, el Centro Gamaleya del Ministerio de Salud de la Federación de Rusia publicó el 11 de noviembre una primera nota en la que anunció que la tasa de eficacia de la Sputnik V es del 92% tras suministrarse las primeras dosis, tiempo después, en una segunda nota, la cifra bajó a 91,4%.


Frente a la polémica por las dudas sobre la Sputnik V y sus efectos, el presidente Alberto Fernández señaló que “la conclusión que tengo que sacar es que todas las vacunas tienen que ser buenas y tener entidad científica como para cumplir su objetivo. No me animaría a decir que una es mejor qué otra. ¿Con qué parámetro comparamos?”.

Liliana Riff, secretaria de la regional de la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA), dijo que, si bien la plataforma de la vacuna rusa es buena, no hay publicaciones serias que otorguen la información suficiente para brindar mayor tranquilidad.


“La plataforma de la vacuna rusa es buena, pero aún no se publicaron los resultados, es poco serio el manejo de la información sobre la vacuna. No estamos criticando a la vacuna, solo que no hay publicaciones para validarla”, expresó Riff a los medios argentinos.


En la misma Rusia hay susceptibilidades y escepticismo, especialmente porque el propio presidente Vladimir Putin no se ha vacunado hasta la fecha.


En el país también tienen sus puntos de vista. El jefe de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Carlos Hurtado, ve como apresurada la compra de la vacuna rusa, por ser una de las más cuestionadas en los mismos países que la aplicaron.


“No hay estudios concluyentes de su eficacia como de las otras vacunas, como la de Pfizer, Moderna o AstraZeneca. Ni siquiera los rusos aceptaron la vacuna, no se están vacunando masivamente como se esperaba. Se debió consensuar la compra para analizar otras vacunas de mayor experiencia”, agregó.


Hurtado indicó que en un estudio hecho solo con personas de la tercera edad se identificó posibles efectos secundarios en este grupo de la población.


“Esta vacuna podría tener ventajas, pero también desventajas y eso es lo preocupante para no exponer a la población”, remarcó.


El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui indicó que todas las vacunas para ser lanzadas al mercado deben seguir un debido proceso de certificación por las entidades correspondientes. “No importa de dónde proviene la vacuna. La cuestión es que nos llegue al país, como los países vecinos. Lo que se necesita es inmunizar lo antes posible a la población porque estamos en una etapa de contagio mayor”, sostuvo.


El exdirector Nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, destacó que en la anterior gestión gubernamental tenía avanzada la compra de la vacuna de AstraZeneca.


“Es importante que se pueda contar con esta vacuna lo más pronto posible para un poco paliar la situación difícil que vive el país. Creo que es una buena alternativa”, remarcó.

El costo


El ministro de Salud informó que cada vacuna rusa Sputnik-V contra el Covid-19 que llegará al país tendrá un costo de 9,5 dólares y que el primer lote, que llegará en enero, estará destinado al personal médico. El presupuesto para la compra superará los 49 millones de dólares.


La compra es parte de 11 millones de vacunas que se pretende garantizar en los próximos meses para toda la población y en el caso de la vacuna rusa, no requiere mayor logística para su traslado, solo vía aérea normal.


“La cadena de frío, por suerte, la tecnología de la industria rusa, no requiere gran aparataje de traslado, por lo tanto, el mecanismo será aéreo normal, no hay mayor problema”, manifestó Pozo.

Finalmente, respecto a las 6.000 dosis que llegarán en enero, el ministro enfatizó que estarán destinadas al personal médico. 


“Tenemos que resguardar a nuestros soldados porque esta es una guerra contra la muerte”, precisó, agregando a ese grupo a quienes tienen enfermedades de riesgo, como la hipertensión, cáncer, diabetes y adultos mayores.

Municipios y gobernaciones


El Gobierno Nacional autorizó hasta el 31 de diciembre del próximo año, mediante el Decreto Supremo 4432, la contratación directa de vacunas, insumos y servicios para la contención, diagnóstico y atención del Covid-19.


De acuerdo con el artículo 1, el decreto supremo tiene por objeto autorizar a las entidades competentes la contratación directa, bajo los principios de transparencia y legalidad, de vacunas, pruebas diagnósticas, medicamentos, dispositivos médicos, insumos, reactivos, equipamiento médico, así como otros bienes, obras y servicios, para la contención, diagnóstico y atención de la Covid-19.

La norma abarca al Ministerio de Salud y Deportes, a las Entidades Territoriales Autónomas, a las entidades de la Seguridad Social de corto plazo, a la Central de Abastecimiento y Suministros de Salud (Ceass) y a la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem).


Con este aval, la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra busca acceder a un millón de vacunas contra el Covid-19, según informó la alcaldesa interina, Angélica Sosa. Se realizan conversaciones con laboratorios de Rusia, Reino Unidos, Estados Unidos y otros países.

Sosa explicó que existe un ofrecimiento de 200.000 vacunas de donación y se comprarán otras 800.000.


“Hice todas las relaciones con Rusia, Reino Unido, Estados Unidos y otros, tengo el ofrecimiento de 200.000 vacunas de donación y compraremos entre todos 800.000 y, si tenemos que cooperar, daremos todas las vacunas a los sectores vulnerables, ojalá entre enero y febrero”, dijo la autoridad.


“Nosotros tenemos un total, mayores de 60 años, 377.583 personas, con enfermedades de base tenemos a 228.008 personas, el primer nivel tenemos 2.129 niños menores, 2.139 del segundo nivel y personal de salud, 12.892, estamos hablando que daremos prioridad a niños, personal de salud y personas de la tercera edad, un total de 622.751 personas”, afirmó.


Mientras las vacunas llegan, las autoridades sanitarias piden a la población que cumplan con las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento social, el uso del barbijo y la desinfección de manos para frenar la propagación.

Comentarios