Escucha esta nota aquí

La ivermectina es el medicamento del que "todo el mundo" habla en los últimos días por sus supuestos, pero no probados, efectos para combatir el coronavirus.

Si bien la ciencia no ha encontrado hasta ahora un tratamiento para curar a pacientes del Covid-19, diferentes estudios arrojan esperanzas en varios medicamentos, uno de ellos la ivermectina: un fármaco antiparasitario de uso originalmente veterinario que en ciertas dosis se puede aplicar en humanos.

El Gobierno transitorio de Bolivia lo ha incluido en la lista de medicamentos "esenciales" el 12 de mayo. Sin embargo, las autoridades sanitarias aclaran que no se debe automedicar la ivermectina y que de ninguna manera se trata de una sustancia preventiva.

Para que los especialistas puedan tratar a un paciente infectado con coronavirus, deben tener en cuenta cinco consideraciones legales que fueron dadas a conocer por la firma de abogados Ferrere, en un documento escrito por Diego Börth Arana.

Son las siguientes:

1. Consentimiento informado por escrito del paciente o de su representante legal.

2. Un informe del médico tratante que justifique la necesidad del tratamiento.

3. Conformidad del director del centro médico donde se vaya a aplicar el tratamiento.

4. Autorización de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías de Salud (Agemed) para cada caso concreto.

5. El médico encargado debe comunicar a la Agemed los resultados del tratamiento, así como las reacciones adversas que puedan haber sido ocasionadas por el mismo. 

"Solo de este modo, los profesionales médicos y las autoridades de los distintos niveles de Gobierno podrán actuar en beneficio de la población, dentro del marco de la ley y evitando posibles consecuencias legales que pudieran luego afectarles", señala el documento mencionado.