Escucha esta nota aquí

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, reveló esta mañana que  junto a su colega de El Alto, Soledad Chapetón comprarán 200.000 pruebas y seis equipos para detectar casos de Covid-19 exclusivas para ambas ciudades, porque el número de pruebas que se hacen actualmente no pasa de 40 y con esa adquisición se podría llegar a 200 diarias.

“Adquiriremos 200 mil pruebas y seis equipos, que se instalarían dos en el municipio de El Alto, dos en La Paz y los otros dos en la universidad y eventualmente en el Inlasa. Nuestros hospitales municipales estarían en condiciones de hacer las pruebas, con el objetivo de ampliar el número de diagnósticos que se hacen en el municipio de La Paz y El Alto”, manifestó.

La alcaldesa Chapetón, tras una reunión de ambas autoridades con el Ministerio de Salud, valoró la predisposición del titular de esa cartera de Gobierno, Marcelo Navajas. "Partimos de no solamente exigir, sino también acompañar esta emergencia. Vamos a comprar estos equipos para mejorar la capacidad de diagnóstico en ambas ciudades. Necesitaremos 10 a 12 dias para hacer esta compra a través de recursos del Banco Mundial", manifestó.

Revilla complementó que “actualmente se hace un número variable de pruebas, ustedes saben que el Inlasa hace pruebas para cuatro ciudades y hay días que hace más para alguna ciudad en mayor cantidad y para otras en menor, dependiendo de la urgencia. Nosotros determinamos que en el caso de La Paz se priorice aquellas que vienen de los hospitales, porque esas representan mayor riesgo para el propio personal de salud. En promedio, podemos hablar de que se hacen 30 a 40 pruebas por día”.

Adelantó que si se adquieren los equipos, La Paz podría ampliar esa capacidad a más de 200 pruebas diarias en el municipio de La Paz, lo cual es “claramente significativo”.

El alcalde hizo el anuncio tras una conferencia en la que detalló el protocolo para el funcionamiento del servicio de delivery en La Paz. Advirtió que hasta el jueves las autoridades departamentales evaluarán la situación en la sede de Gobierno para que el Sedes informe si es que se puede flexibilizar la cuarentena. Sin embargo, adelantó que el transporte y el comercio informal, por su complejidad y peligrosidad, son los servicios que podrían quedar al margen por el momento.