Escucha esta nota aquí

José María Leyes, quien es procesado por supuestos actos de corrupción, renunció al sillón de la Alcaldía de la ciudad de Cochabamba. El ex burgomaestre atribuyó a una persecución judicial y política la decisión tomada y anunciada este jueves en una conferencia de prensa.  

Mi familia ha sido amenazada de que si no dejo la Alcaldía, sufrirá las consecuencias. Bajo esta situación me es imposible continuar al mando del municipio, por ello he tomado la decisión de alejarme de la Alcaldía cochabambina”, afirmó Leyes.

Con la renuncia de la ahora exautoridad, el Concejo deberá de elegir un nuevo alcalde o alcaldesa  para que continúe la gestión hasta una nueva elección en las urnas, ya que el mandato de Leyes feneció en mayo pasado; sin embargo, continuó en el cargo por la pandemia que no permitió, primero las elecciones generales y después las subnacionales.

Durante su renuncia, Leyes recordó que su gestión terminó el 31 de mayo y que no cree en la prórroga de los cargos, porque solo lo hacen las personas que tienen “espíritu de tiranos”. Agregó que su familia sufrió demasiado durante su gestión, por las constantes amenazas.

Antes de irse, Leyes también criticó al Gobierno de Jeanine Áñez, al que señaló de continuar con abusos en contra suya  y de su familia. “Todo por el dinero y el poder, pensé que eso se había ido con el anterior Gobierno, pero lamentablemente no es así. La persecución y el abuso han continuado igual o peor que antes”, cuestionó.

Después de más de dos semanas, Leyes volvió a pisar la Alcaldía, pero esta vez para renunciar. Se ausentó el 18 de mayo pasado. Primero porque tuvo contacto con una persona que dio positivo a Covid-19 y después porque fue detenido por el caso de una presunta adjudicación con sobreprecio de alimentos para militares y policías.