Escucha esta nota aquí

Los dos indígenas t’simanes acusados de quemar vivo a un hombre el 22 de marzo pasado quedaron en libertad. La juez cautelar del municipio de San Borja (Beni), Claudia Bascopé, resolvió otorgar medidas sustitutivas a la detención preventiva a ambos imputados. Estuvieron presos 60 días.

Fredy Pachi Lero, de 30 años y Luciano Pachi Jabe, de 27 son acusados de quemar vivo a René Tayo Canchi en la comunidad Catumare (sobre el río Maniqui). Ambos fueron detenidos por la Policía borjana después de que un video se hizo viral en el que se muestra a una persona, amarrada de pies y mano, para luego ser incinerada viva delante de mujeres y niños.

“Ellos han acreditado los tres requisitos que la ley establece como son el domicilio, la actividad lícita y la familia”, afirmó el fiscal Jaime Malala a medios borjanos. Ambos acusados deberán presentarse una vez a la semana ante el corregidor de la comunidad Misión Fátima para firmar un libro de asistencia, que cada tres semanas deberá ser remitido a la Fiscalía de San Borja.

Este caso cobró relevancia nacional e internacional cuando en las redes sociales circuló un video donde la víctima fue quemada, tras ser rociada con combustible. En ese entonces se conformó una comisión compuesta por policías, fiscales, médico forense y representante de la Defensoría del Pueblo para viajar a la comunidad y comenzar las investigaciones, que derivó en la detención de dos personas.  

Sobre los detenidos, Carlos Saravia, presidente del Gran Consejo T’simanes, afirmó a EL DEBER este jueves, que Freddy y Luciano ya se encuentran en la comunidad Catumare y que el caso sigue en investigación.

René Tayo es acusado de asesinar a una persona el año pasado, motivo por el que supuestamente fue victimado.

Comentarios