Escucha esta nota aquí

Ismael Marquina, sargento de la Policía Boliviana que se negó a amotinarse y que fue procesado por, supuestamente, dotar de armas a cocaleros, fue liberado esta jornada, tras cumplir casi un año detenido preventivamente.

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, dio la noticia, asegurando que “la justicia llegará a todos los hogares que sufrieron con el Gobierno de facto”, en referencia a la administración de Jeanine Áñez.

En noviembre de 2019 el uniformado fue aprehendido, acusado de proveer armas y explosivos a los cocaleros del MAS, y alentar el ataque y saqueo de unidades policiales en Cochabamba, en medio de los conflictos poselectorales.

Hoy cesó la detención preventiva del Sargento de la Policía, Ismael Marquina, el policía que se rehusó a amotinarse y a recibir sobornos por parte de sectores que organizaron el Golpe de Estado”, afirmó Del Castillo.

Marquina era sargento segundo en el Grupo Especial de Acción y Reacción DELTA y a la vez era presidente de las Juntas Vecinales del Distrito 1 de Chimoré, participando en bloqueos en el Trópico cochabambino.

Tras su detención, se allanó su domicilio, en la zona sur de la ciudad de Cochabamba, y allí se encontró uniformes, armas de fuego, material explosivo, granadas de gas y otros equipos que, de acuerdo al informe de la misma Policía en ese entonces, iban a ser entregados a militantes del MAS, aunque el uniformado denunció que esas “pruebas” fueron sembradas.