Escucha esta nota aquí

Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), se acogió nuevamente al silencio y será cautelado en las próximas horas, dentro de un proceso que le iniciaron dos exdiputadas del MAS por presuntos delitos de instigación pública a delinquir y delitos contra la salud pública.

El joven, que fue trasladado a Sucre, y luego de que fuera liberado, retornó a Cochabamba, y resultó nuevamente detenido. Ahora permanece en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), a la espera de la imputación de la Fiscalía.

El comandante departamental de la Policía, Maximiliano Dávila, indicó que “ayer declaró y se ha abstenido, seguro le llevarán a audiencia en el transcurso de la tarde y se definirá su situación legal, nosotros como Policía solo dimos cumplimiento al mandamiento y él se abstuvo de declarar”.

Las exlegisladoras oficialistas, Juana Quispe Ari y Noemí Quispe Amaro, acusaron al dirigente por los hechos registrados en 2019 y 2020, donde ese grupo protagonizó manifestaciones para contrarrestar protestas de cocaleros y campesinos.

Comentarios