Escucha esta nota aquí

Al grito de “fraude, fraude, fraude”, que lanzaban los opositores; los masistas respondían “golpe, golpe, golpe”. Así, en medio del griterío, el ministro de Justicia, Iván Lima, desató la rivalidad política entre el MAS y los opositores cuando planteó abiertamente que el Gobierno tiene sustento jurídico y constitucional para probar la tesis del golpe de Estado tras los sucesos de 2019.


El ministro basó sus afirmaciones en dos hechos: el comunicado del Tribunal Constitucional del 12 de noviembre de 2019 y los artículos 168 y 169 de la Constitución Política del Estado, para afirmar que en Bolivia se produjo un rompimiento del estado de derecho. Lima dijo a los legisladores que tenía una explicación sobre los sucesos de octubre y noviembre de 2019.


“Hay que dar un debate, tomando las palabras del diputado (Edwin) Bazán, debe ser amplio, irrestricto, con argumentos. Yo he traído una explicación, los he interpelado; ustedes dicen que ha habido fraude, bien, presenten su caso, presenten sus pruebas. Nosotros creemos que ha existido un golpe y esta afirmación la sostengo con argumentos jurídico constitucionales”, dijo el ministro su intervención ante la Asamblea.


Al final descalificó la gestión de Jeanine Áñez y dijo que después de lo que él explicó ante los asambleístas sobre la sesión sin quórum y un comunicado del TCP sin efecto legal, no se puede avalar una presidencia. “Esa persona no merece ser llamada presidenta del país”, espetó Lima


El diputado Óscar Michel Flores, en su réplica, le recordó al ministro Lima que no había respondido a las cinco preguntas que realizaron los parlamentarios en su pliego interpelatorio y solo vino a defender al Gobierno de las acusaciones de fraude electoral que mantiene la oposición.


Las cinco preguntas que plantearon los diputados Rosa Áñez Carrasco, Marioly Morón Osinaga, Alba Osinaga Rivero, María Álvarez Camacho, Mauricio Egüez Paz, Óscar Michel Flores y Erwin Bazán Gutiérrez, quedaron relegadas porque el debate se concentró en las visiones de golpe de estado y fraude electoral.  

Así, el Gobierno utilizó la interpelación al ministro de Justicia, como el pretexto para lanzar su teoría del golpe de Estado y asentarla en el debate político. El ministro Lima desafió a los opositores a llevar la denuncia de fraude electoral a los tribunales y aseguró que el Gobierno tiene las pruebas para demostrar que hubo un golpe de Estado.



Comentarios