Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Salud confirmó que la subvariante BA2 de ómicron ya circula en el país y alertó de una inminente quinta ola de contagios para finales de mayo o inicios de junio, por lo que pide ajustar las estrategias de vacunación anticovid y mantener las medidas de bioseguridad.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, dio a conocer ayer que pruebas tomadas en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz dieron positivo a este subtipo, que es altamente contagioso y ha generado una alarma mundial por el incremento exponencial de contagios.

Esta variante, que fue detectada a inicios del presente año, ya se encuentra en países vecinos, como Argentina, Perú, Brasil y Chile. Pero, también ha sido hallada en África, Asia, Europa y América del Norte, siendo Europa el continente que ha reportado el mayor número de casos. También causó estragos en Asia, donde gran parte de las ciudades chinas entraron en confinamiento total o parcial.

“Fruto de la vigilancia epidemiológica, a más de detectar la variante BA1 de ómicron, para este último reporte, hemos detectado la variante BA2 en muestras que fueron detectadas en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz”, dijo el ministro de Salud.

La autoridad sanitaria explicó que clínicamente no se puede diferenciar entre la BA1 y BA2, debido a que los síntomas son los mismos y que tampoco se ha comprobado mayor letalidad producto de la nueva subvariante.

“A diferencia de la BA1, la subvariante BA2, clínicamente no tiene ninguna diferencia, los síntomas son los mismos, si bien en la región no ha existido consecuencias, en otras regiones del mundo, como China, se reportaron incrementos inusitados a consecuencia de esta variante, por eso se debe incrementar los porcentajes de vacunación”, insistió Auza.

Ante esta situación, la autoridad sanitaria hizo un llamado a la población a hacerse vacunar para “estar preparados para una eventual quinta ola que pudiese venir más adelante”, es decir, que se prevé para finales de mayo o inicios de junio en el país.

“Nosotros prevemos el inicio de la quinta ola para fines de mayo o inicios de junio. Esto puede estar coincidiendo con esta variante que ha demostrado mayor capacidad de contagio, aunque no ha significado un incremento en la letalidad”, señaló Auza.

Pidió mantener las medidas de bioseguridad y señaló que la mejor forma de estar protegidos es recibir la dosis de protección y sus refuerzos.

Preocupa la cobertura

Respecto a la vacunación, el ministro de Salud destacó que los mayores de 50 años tienen una mejor cobertura, pero pidió ajustar la inmunización en los menores de edad, porque este grupo poblacional no llegan ni al 50% de cobertura con esquema completo.

De acuerdo con el reporte oficial, el 69,2 por ciento de las personas mayores de 60 años recibieron las dos dosis; le siguen las personas de 50 a 59, con el 66,5 por ciento; de los 40 a 49 años, con el 65%; de los de 30 a 39 años, con el 61,4%; y de los 18 a 29 años, con el 57, 7 por ciento.

En cuanto a los adolescentes de 12 a 17 años, estos apenas alcanzaron una cobertura del 41,8 por ciento y los niños de 5 a 11 años, un 30,5 por ciento.

El secretario de Desarrollo Humano y Salud de la Gobernación, Fernando Pacheco, indicó que en el caso de Santa Cruz llama la atención especialmente la aplicación del refuerzo, que está por debajo del 20%. “Eso es lo que realmente nos preocupa, puesto que a la nueva subvariante se suma el descenso de las temperaturas y otras enfermedades que podrían desatar mayores complicaciones”, manifestó.

Asimismo, llamó a la población a acudir a los 78 centros de vacunación habilitados en la ciudad capital (ver infografía) y a los más de 400 en las provincias, donde hay disponibles primeras, segundas, terceras y cuartas dosis.

“Por eso insistimos en la vacunación, quienes ya recibieron el esquema completo ya no desarrollan la enfermedad de manera grave. No basta con la primera y segunda dosis, hay que tener en cuenta que hay una tercera y que es importante su administración, no solo para esta subvariante, sino para otras que puedan llegar a surgir”, apuntó.

Por su parte, el secretario municipal de Salud, Roberto Vargas, señaló que este subtipo ya existía en el país y cree que es responsable de los casos que comenzaron a subir desde el mes de marzo a nivel mundial, desplazando de esta manera a la BA1. “Los casos pueden aumentar y por eso es que la vigilancia es permanente y activa”, señaló.

Vargas también recalcó la importancia de acudir a los puntos de vacunación. Informó que actualmente, en la capital cruceña la vacunación alcanza un promedio general de 67,8% (75,4% es el nivel de primeras dosis y 65,3% de segundas dosis). “Hubo un leve incremento en la cobertura en los niños de 5 y 12 años, de un 1%, lo que quiere decir que la gente no acude a los centros de salud”, lamentó Vargas.

Sin embargo, en los centros de vacunación es escasa la afluencia de gente en busca de la dosis y las brigadas móviles tienen poca demanda.

Kenya Leaños, médica encargada de posvacunación en Prosalud Foianini, indicó que cuando se exigía el carnet de vacunación, se atendía un promedio de 300 personas por día y ahora este número se ha reducido a un máximo de 70, que incluye los asistidos en las brigadas que se desplazan a los colegios y mercados.

“La mayoría viene en busca de la tercera dosis. Pero, sabemos que hay mayores de edad que no tienen ni la primera dosis. Nosotros atendemos de 08:30 a 15:00 en el centro y luego vamos en brigadas móviles, en el transcurso de la tarde”, aseguró la médica, a tiempo de señalar que para mayor facilidad, ahora ya no se exige la presentación del carnet de vacunación (sea de primera o segunda dosis), es más, tampoco se precisa acudir al mismo centro para completar el esquema de inmunización.

“Les damos todas las facilidades, pero la gente, simplemente, no acude a vacunarse”, lamentó la médica.

No aflojar las medidas

El presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, considera que es prematuro hablar de una quinta ola en Bolivia, pero coincide en que no se debe bajar la guardia en los cuidados y medidas de bioseguridad que se han recomendado desde el inicio de la pandemia.

“El uso del alcohol en gel o al 70%, el distanciamiento social, el uso del barbijo, pero sobre todo la vacunación contra el Covid-19”, afirmó el galeno a tiempo de indicar que, de todas maneras, en caso de que se registre un significativo número de casos positivos, el sistema de salud de Santa Cruz no está preparado.

“Los recursos humanos con los que antes se contaba, ya no están. Además, el equipamiento (de los domos del hospital Japonés) se los están queriendo llevar a otros departamentos, como Oruro y Potosí”, afirmó Anzoátegui.

Respecto a la flexibilización de las medidas de bioseguridad, el ministro Auza recalcó que es necesario que un municipio supere el 80 por ciento de vacunación con esquema completo, 50 por ciento con terceras dosis y se encuentre en una etapa inicial de nuestro índice de alerta temprana para pensar en levantar la obligatoriedad del uso del barbijo.

Los contagios

El Ministerio de Salud alertó que los casos de Covid-19 en el país se incrementaron un 86 por ciento en la última semana epidemiológica, pasando de 387 a 718, es decir, hubo 331 más infectados.

Con relación a la situación epidemiológica en la capital cruceña, la Alcaldía informó que en la última semana se detectaron 217 nuevos casos en los 15 distritos.

Si bien los registros demuestran una cifra de 388 casos, el secretario de Salud sostuvo que esto se da porque un laboratorio privado envió de manera tardía sus reportes y la diferencia corresponde a casos que fueron detectados en diciembre pasado, por lo que la cifra correcta es de 217.

Actualmente, el índice de positividad es del 3% y los distritos más afectados son el 2, el 5 y el 11, según Vargas. Mientras que la tasa de letalidad se mantiene en cero, pero la razón de crecimiento pasó a más de 1, lo que significa que hay posibilidad de un repunte en los contagios.

Altamente contagiosa

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz alertó que la nueva subvariante es altamente contagiosa, toda vez que con la ómicron el contagio era de 1 a 4 personas, mientras que con la BA2 es de 1 a 7. Sin embargo, aseguró que la letalidad es baja.

El director del Sedes indicó que los síntomas son iguales que los de ómicron, “atacando, principalmente, a los niños que no cuentan con la vacuna y a personas con patologías de base”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los infectados pueden presentar fiebre, escalofríos, tos, dificultad para respirar, fatiga, dolor de cabeza y diarrea.

La OMS asegura que las vacunas siguen ayudando a evitar complicaciones, incluso, con las nuevas subvariantes de la ómicron.

Reportes de autoridades británicas también muestra la eficacia de la dosis, toda vez que compararon el efecto de las vacunas contra las infecciones por BA1 y por BA2 y encontraron poca diferencia entre las dos subvariantes. Además, en ambos casos, la vacuna de refuerzo ofreció una protección bastante buena contra la infección y aún más en lo que respecta a evitar la hospitalización.

Comentarios