Escucha esta nota aquí

Armin Lluta, el dirigente cocalero que estuvo al frente de la Asociación Departamental de Productores de la Hoja de Coca (Adepcoca), fue encontrado ensangrentado y golpeado en la Cumbre, una zona despoblada de la carretera que une Yungas con La Paz. Ocurrió el mismo día en el que Arnold Alanes, el nuevo presidente de la organización que fue reconocido por el Gobierno, tomó control del mercado legal de la coca con apoyo de la Policía.

La abogada Evelyn Cossío, quien asesora a los productores de coca, confirmó que Lluta había sido trasladado a la clínica San Francisco de Asís. El parte médico señaló que fue atendido como “policontuso” por unos 15 minutos. Salustiano Mamani, secretario de Salud de Adepcoca afín al dirigente golpeado, informó que tuvo que dejar el centro médico debido al operativo policial que se produjo en inmediaciones de la clínica.

Pero el mandato de la nueva mesa directiva tampoco fue avalado por las bases de Lluta ni por el sector de la zona tradicional de productores que es afín al MAS. Por ello, se instalaron vigilias que fueron desactivadas tras una intervención policial que derivó en la detención de 18 personas, todas ellas vinculadas con la corriente opositora al MAS.

El mercado legal de la coca de La Paz está ubicado en el barrio paceño de Villa Fátima, una zona que se vincula con la carretera que transita hacia Yungas. Ayer, el barrio despertó con los operativos que ejecutaron las fuerzas del orden para evitar la instalación de vigilias que rechazaron la posesión de Arnold Alanes.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, señaló que el nuevo dirigente ya estaba “al interior del mercado de la coca” y destacó el “mensaje conciliador que se busca en la zona de Yungas”.

Tras jurar al cargo el lunes, Alanes se reunió con varias autoridades para “unificar” el mercado cocalero que está en Villa Fátima. “Se ha llegado a consenso para que exista un solo mercado. Queremos que los cocaleros trabajen con esta nueva directiva”, afirmó el ministro Del Castillo.

Anoche, el ministro de Desarrollo Rural, Remmy Gonzales, presentó la nueva resolución que anula al “mercado paralelo” de Kalahauira que, cuando Adepcoca estaba bajo la dirigencia de Lluta, era manejado por la dirigencia de Elena Flores, afín al MAS.

El dirigente de la zona tradicional de Coripata, Dilver Mendieta, informó que su sector no reconocerá a Alanes ni a su directiva “porque ellos son de la zona roja”. Se trata del área de la Asunta que hasta antes de 2017 no era reconocida como zona de coca legal. “En un principio, la pugna era de derecha e izquierda, pero hoy en día estamos unificándonos. Vamos a hacer un pacto para hacer una asamblea entre ambas partes”, dijo el dirigente a EL DEBER y anunció un ampliado entre hoy y el jueves para asumir medidas de presión, sin descartar “bloqueos de caminos desde el lunes”.

Comentarios