Escucha esta nota aquí

Las primeras lluvias del año cobraron las primeras víctimas fatales en Sucre y ahora expone a comunidades vulnerables de inundación en Santa Cruz, donde ayer rebalsó el río Ichilo y obligó a evacuar a más de 30 familias.

La alerta del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) advirtió que las lluvias se prolongarían hasta esta jornada y ayer ya se reportaron emergencias. Unas 35 familias fueron afectadas por la crecida del río Ichilo, en el sector de Puerto Grether, donde se evidenció una crecida extraordinaria, alcanzando un nivel de más de 13 metros.

El responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo de la Alcaldía de Yapacaní, José Manuel Ignacio Fita, reportó que unas 1.000 familias, que habitan en más de 40 comunidades de la región, son vulnerables a la crecida de dicho río.

“De acuerdo al pronóstico, se registraron 96 milímetros por metro cuadrado de lluvia, por esto se alertó a las autoridades comunales de las zonas vulnerables del río Ichilo de las centrales de Puerto Grether, centrales de Norte Ichilo, centrales de los Yuquis y la TCO Yuracaré Mojeño”, explicó.

También se registraron emergencias en el municipio de San Juan, donde los barrios Bella Unión y Libertad quedaron inundados, además en la comunidad Ayacucho, distante a 65 kilómetros, los canales de drenaje rebalsaron y afectaron las viviendas de más de 150 familias.

Edelmira Ortiz, responsable de la Unidad de Riesgo de San Juan, informó que esperan nuevos reportes para determinar la afectación, porque pasado el mediodía de ayer el agua sobrepasó la capacidad de los canales y las viviendas se vieron afectadas.

Las autoridades del municipio de San Juan empezaron a buscar lugares en zonas altas para evacuar a las familias que estén en riesgo. También preparan la dotación de ayuda con alimentos y agua.

El secretario departamental de Desarrollo Productivo, Luis Alberto Alpire, informó que la precipitación más fuerte se dio en la zona del Norte Integrado, donde hasta las 9:30 de ayer llovió 119 litros por metro cuadrado, igual hubo precipitaciones en las provincias Andrés Ibáñez, Chiquitos, Guarayos y Ñuflo de Chávez.

Juan Manuel Antony, director de Obras del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), informó que se registraron crecidas en los ríos, Ichilo, Surutú, Piraí (en la cuenca baja), Guendá, Parapetí y Yapacaní.

En la capital cruceña

El acumulado de agua entre lunes y martes alcanzó a más de 90 litros por metro cuadrado.

El equipo de emergencia de la Alcaldía activó sus brigadas y atendieron dos casos de árboles caídos en la zona de la Villa Primero de Mayo y en la avenida Ovidio Barbery, entre el segundo y tercer anillo.

También acudieron a hacer un desagüe en la zona del Plan Tres Mil, informó Roxney Borda, director de Gestión de Riesgo y Emergencia Municipal.

De la misma manera se hicieron trabajos en la zona de la Pampa la Isla, como la limpieza de canales.



En Sucre

Desolación, dolor, llanto e impotencia expresaron las personas que perdieron negocios y a sus seres queridos por la lluvia y la granizada que azotó este lunes en Sucre. El reporte oficial señala que tres personas perdieron la vida.

El temporal afectó más en algunos sectores, sobre todo en la zona del Mercado Campesino.
Este martes, algunas calles aledañas al mercado amanecieron cerradas, con casetas de venta y otros objetos destrozados, las bocas de tormenta tapadas con basura y arena y gente llorando y angustiada por la pérdida de su pequeño negocio en el que invirtieron, en algunos casos Bs 1.000 y en otros Bs 15.000, según los testimonios.

La tarde del lunes una torrencial lluvia y granizo de aproximadamente 20 minutos, convirtió las calles en ríos y las aguas a su paso se llevaron todo por delante: casetas, carpas, frutas, verduras, carne, que fueron depositados en la plazuela San Juanillo, que antes, según los vecinos, era una fuente de agua.





También, esa zona comercial retomó la normalidad, en el resto de las calles, la venta era normal, aunque el comentario de la gente era sobre las lluvias y sus consecuencias.

Los afectados comentaron que antes de la precipitación estaban cerrando sus puestos, pero les sorprendió la lluvia y tuvieron que arrinconar más sus productos que estaban en las aceras de las calles.

Un vecino dijo que vio gente encima de los techos observando, otros filmando desde sus ventanas lo que ocurría por fuera. “Nunca hemos visto que el agua haya crecido tanto”, dijo una de las vecinas que pidió ayuda a las autoridades municipales, departamentales y nacionales.

El comandante departamental de la Policía en Chuquisaca, coronel Jhonny Mancilla, confirmó que hay tres fallecidos y que la institución verde olivo, con todas sus unidades, sigue trabajando en coordinación con el municipio para auxiliar a las personas y que esa zona vuelva a la normalidad.

Las víctimas son Víctor Hugo Rodríguez Oliva, de 28 años; Sixta Quispe Quispe, de 57 años; y Roberto Mamani, de 47 años.

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, anunció el inicio de una investigación para establecer si hubo alguna responsabilidad de las autoridades en estos hechos que causaron tres fallecidos y una veintena de heridos, que ya fueron atendidos.

Anunció que solicitará al Fiscal Departamental de Chuquisaca el inicio de un proceso de investigación para establecer si las autoridades tienen responsabilidad en el control del mantenimiento de las bocas de tormenta.
“Hemos recibido el reporte del fiscal de turno y a su vez del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) que da cuenta del fallecimiento de tres personas. Expresamos nuestros sentimientos de condolencia para las familias de las personas fallecidas y nuestra solidaridad con los damnificados por la lluvia tan intensa”, dijo el fiscal Lanchipa.


Comentarios