Escucha esta nota aquí

Bolivia registró un incremento de cultivos de hoja de coca en 2019, llegando a 25.500 hectáreas, es decir, 2.400 hectáreas más que en 2018 cuando el estudio señaló que habían 23.100 hectáreas, según el último Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por su sigla en inglés).

La investigación, financiada por la Unión Europea (UE), establece que las regiones de los Yungas de La Paz, el Trópico de Cochabamba (que incluye zonas productoras en Santa Cruz y Beni) y el Norte de La Paz representaron 64, 34 y 2 por ciento de las áreas cultivadas con la hoja verde en el país, respectivamente.

Los datos indican que en la región de los Yungas de La Paz se detectó un incremento de 9 por ciento hasta alcanzar 16.296 hectáreas; en el trópico de Cochabamba se registró un incremento del 13 por ciento hasta alcanzar 8.769; mientras, en la región del Norte de La Paz, la superficie cultivada se incrementó en 44 por ciento hasta alcanzar 468 hectáreas del arbusto.

El trabajo alerta, además, que hubo un decremento en la superficie racionalizada/erradicada entre 2018 y 2019, de 11.174 a 9.205 hectáreas. En la gestión pasada, el 79 por ciento de la superficie eliminada corresponde al Trópico de Cochabamba, 16 por ciento a los Yungas y el Norte de La Paz y 5 por ciento a los departamentos de Santa Cruz y Beni.

Asimismo, se detectó la presencia de cultivos de coca en 6 de las 22 áreas protegidas a escala nacional. Hallaron una superficie de 315 hectáreas de cultivos de coca, las cuales se encuentran dentro de las tres regiones productoras.

El parque nacional más afectado por el cultivo de la coca fue Madidi, seguido por Amboró, Apolobamba y Cotapata; el único parque nacional que registró un decremento fue Carrasco. Dentro de las áreas destinadas a regularizar el derecho de propiedad agraria para evitar nuevos asentamientos (áreas saneadas) al interior de los Parques Nacionales de Isiboro Sécure (Polígono 7) y Carrasco (al interior de la línea roja) se identificaron 1.843 hectáreas de cultivos de coca.

"Existe una preocupación por el incremento de los cultivos en los parque nacionales, ya que existe una degradación significativa en sus econsistemas", apuntó el embajador de la Unodc en el país, Thierry Rostan.

Además, al referirse a los controles sobre la erradicación, Rostan dijo que al parecer no hay un verdadero autocontrol en la zonas donde se está cultivando la hoja de coca, ya que señaló que durante el estudio de validación de los datos que el Gobierno (en la gestión del expresidente Evo Morales) entregó sobre las áreas erradicadas, se identificó que el 23% no había sido racionalizada.

Finalmente la Unodc recomienda al Gobierno continuar promoviendo el intercambio de información, concluir con la delimitación de la zonas autorizadas para el cultivo de coca, mejorar los controles y los registros sobre la comercialización del producto, evitar la expansión de los cultivos de coca, evitar la proliferación de cultivos en los parques nacionales y realizar los estudios para conocer la demanda legal de la coca en Bolivia.

Lea también