Escucha esta nota aquí

Es insólito. Los dueños de vehículos indocumentados crearon una asociación para nuclear a los propietarios de los autos chutos en Bolivia. Uno de sus dirigentes dijo que ellos no son los contrabandistas y buscan que el Gobierno emita un decreto o promulgue una ley de amnistía para este tipo de motorizados. Esta asociación tiene como base Cochabamba.

El 29 de julio fue su primera reunión en el municipio de Capinota, en Cochabamba, y ahí se decidió gestionar una nueva nacionalización de autos indocumentados.

“Son 150.000 vehículos aproximadamente, pero cada día se van sumando. Incluso de La Paz se ha unido, Chuquisaca, Oruro. Santa Cruz está al 100%, una parte de Chapare también”, afirmó Rubén Ferrufino, quien representa a los dueños de autos chutos.

Hubo también marchas en Chapare para pedir al Gobierno que se legalicen los vehículos indocumentados. La columna salió de Epizana, pero no tuvo respuesta del Ejecutivo.

Ferrufino aclaró que esta asociación no es un grupo de “chuteros”, sino que son los propietarios de los motorizados que ingresaron al país ilegalmente. Afirmó que compraron los motorizados a diferentes personas y que casi en su totalidad son utilizados en diferentes labores áreas rurales.

“Nosotros no somos chuteros, ninguno, eso que quede claro. Nos asociamos como dueños de vehículos chutos, pero no somos chuteros”, remarcó Ferrufino.

Sin apoyo del MAS

En el Movimiento Al Socialismo (MAS) se mantiene la decisión de no aprobar ninguna normativa que viabilice la nacionalización de vehículos indocumentados. El diputado José Luis Flores dijo que hay una posición de bancada tras una reunión de parlamentarios.

“Se decidió descartar ese proyecto de ley que pide la nacionalización de los (autos) chutos. Aprobarlo sería un grave atentado al país, ya que afecta a la economía y perjudicará a las ciudades capitales”, dijo Flores, quien es representante del transporte.

Ferrufino afirmó que presentó a la Asamblea Legislativa Plurinacional un proyecto de ley con el fin de legalizar los vehículos indocumentados, que según informó llegan a 200.000 motorizados.

“Nosotros hemos comprado ya en territorio nacional. Pedimos que se legalice porque estamos usando las movilidades como herramienta de trabajo. Consumimos combustible. Pido a todos que lo analicen y estamos dispuestos a tener mesas de diálogo”, detalló Ferrufino.

Sin embargo, también desde el Ejecutivo rechazaron la iniciativa. Fue el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, quien dijo que no es viable esa ley.

Así, Ferrufino anunció un nuevo ampliado para determinar las medidas que seguirán. Recordó que se dio un plazo hasta el 17 de septiembre para que se apruebe el proyecto de ley. No tuvo respuesta positiva ni siquiera las razones del por qué no se aprobará la norma.

“Con la mente bien fría tenemos que tocar este tema, (para ver) si es necesario llamar a alguna movilización o se nos llama a alguna mesa de diálogo”, remarcó.

El negocio de los automóviles indocumentados nace en Iquique, Chile. Luego son transportados a Bolivia

Comentarios