Escucha esta nota aquí

Hubo al menos seis momentos que se anotaron en el calendario de 2020 desde que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) se pronunciara, hace siete meses, por la inhabilitación de la candidatura de Evo Morales a la primera senaturía por el departamento de Cochabamba.

1. La primera situación ocurrió el 21 de febrero. En esa fecha, la entidad electoral publicó su resolución de inhabilitación por incumplir el requisito de residencia permanente. El TSE ya declaraba que la decisión era inapelable, aunque abría la posibilidad de que el candidato explore su inhabilitación por las vías jurídicas que considere adecuadas.

Esta decisión hizo que Morales acusara a las autoridades del país, desde su refugio político en Argentina, de perpetrar un “segundo golpe de Estado” en su contra. Pese a ello, su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), lo proclamó como su candidato. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP)- denunció a nivel internacional esta exclusión de la candidatura.

2. La segunda fecha importante fue el 13 de marzo, cuando el MAS presentó un Amparo Constitucional para revertir la proscripción a Evo Morales. Los argumentos jurídicos que expusieron estaban relacionados con la Constitución y la Sentencia Constitucional 024/2018 que establecen que la residencia intermitente se produce en casos de fuerza mayor.

Más adelante se conocería que Wilfredo Chávez, apoderado de Evo Morales, presentó las figuras de “domicilio precario”, que es su “derecho humano” y que en Bolivia se vive un golpe de Estado, como los tres argumentos para habilitar al expresidente.

3. El tercer momento fue el 18 de marzo cuando la Sala Constitucional II del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz realizó la audiencia para responder jurídicamente el amparo, aunque determinó suspenderla por la ausencia de una de las vocales encargadas del caso.

4. Luego de varios meses, el 1 de septiembre, la vocal de la Sala Constitucional Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, Blanca Alarcón, se excusó de conocer y resolver el recurso de acción de amparo constitucional. Fue el cuarto momento. Por el empate en votos, se esperaba la designación de un tercer vocal para dirimir el fallo.

5. El 4 de septiembre, el presidente del TSE, Salvador Romero, recordó que las decisiones de este órgano son inapelables porque “es la última instancia de la justicia electoral en Bolivia”. También afirmó que la normativa boliviana prevé que estos fallos tienen “carácter de palabra final, excepto en los campos que corresponden o que son de la competencia del Tribunal Constitucional”.

6. La sexta fecha importante se desarrolló el 7 de septiembre cuando el vocal de la Sala Constitucional Tercera de la ciudad de El Alto, Alfredo Jaimes Terrazas, favoreció al fallo del vocal Heriberto Pomier, que denegaba el amparo constitucional.

Resolución en el TCP

Puede haber un séptimo momento porque la resolución de rechazo al amparo fue enviada al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) en Sucre, para su revisión, donde podría revertirse el fallo.

“El fallo tiene que ir a revisión a Sucre, seguramente, luego de que se elabore el acta. El TCP, en base a la orden de llegada, tiene que sortearlo a un magistrado, revisarlo y luego nos dirá si se ratifica. El hecho enmarcado en la ley dice que lo tiene que ratificar. Para el país, sería un acto de vulneración de la democracia si en Sucre se revierte el fallo. La población está muy cansada de los actos antijurídicos que crea el Órgano Judicial en base a las direcciones políticas que se hacen desde Buenos Aires”, manifestó a EL DEBER el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, en relación a lo que pudiera hacer el expresidente Morales.

La exautoridad escribió en su cuenta en Twitter que acataría la decisión judicial. "Nosotros acataremos esa decisión porque nuestro compromiso y prioridad es que el pueblo salga de la crisis. No caeremos en ninguna provocación. El pueblo volverá a gobernarse a sí mismo, pacífica y democráticamente”, expresó.