Escucha esta nota aquí

El MAS decidió llevar a la comisión de Ética a la diputada de oposición Samantha Nogales (Comunidad Ciudadana) a quien acusan de difamación, luego que esta legisladora denunciara que intentaron sobornarla por su voto en la Asamblea para llevar adelante un juicio de responsabilidades contra Jeanine Áñez. Nogales no tardó en responder mediante un video en redes sociales y dijo que este acto "constituye un acoso político desde la misma presidencia de la Cámara de Diputados".


“Hasta este momento no hay una denuncia escrita presentada ante la presidencia de la Cámara, entonces esta denuncia se convierte en una difamación. Como no ha presentado prueba ni denuncia contra el colega que estaría sobornando, entonces nosotros vamos a iniciar un proceso a esta compañera”, lanzó el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani.


El 30 de agosto, la diputada Nogales denunció que recibió ofertas “tipo campaña” comprometiendo su voto en una eventual sesión de Asamblea que trate el juicio contra la expresidenta Jeanine Áñez, añadió que otros colegas suyos también recibieron ofrecimientos similares.


Los masistas rechazaron de inmediato esas sindicaciones y exigieron que revele el nombre del diputado que llamó para hacerle el ofrecimiento, algo que nunca se conoció;y  por el contrario, la diputada opositora dijo que las acusaciones que realiza el propio presidente de la Cámara Baja es un abierto hostigamiento contra las legisladoras.


“He sido sometida a múltiples amenazas y acoso estos días, por eso no me sorprende que sea el mismo presidente de la Cámara quien incurra en actos de acoso político, vulnerando la Constitución Política del Estado, incurriendo en faltas tipificadas en la Ley 243 y en la 348, vulnerando el Artículo 151 de la Constitución Política del Estado”, respondió la diputada Nogales.


Mamani dijo que ellos esperaban que la declaración ante los medios de comunicación sea refrendada en una denuncia formal ante su presidencia, primero, y luego se derivaría a la comisión de Ética.


Un día después de que Nogales denunciara el intento de soborno, el diputado José Carlos Gutiérrez (Creemos) aseguró que cuatro legisladores de esta fuerza ya fueron “comprados” por el MAS e hizo notar que sus colegas: Omar Ruedas, Sandra Paz, Tito Caero y Runny Callaú, forman parte de la comisión de Ética y de la directiva de Diputados.


Las pugnas sobre estas denuncias tienen su origen en la necesidad que tiene el MAS de lograr los dos tercios de voto en la Asamblea para aprobar los juicios de responsabilidades que está planteando contra Carlos Mesa y Jeanine Áñez. El MAS requiere de al menos 111 votos en la Asamblea y solo tiene 96 asegurados, requiere de 15 adicionales que debe buscar antes de que se convoque a esta sesión.


"Si me quiere mandar al Comité de Ética presidente, por ser fiel a mis principios y expresarme, hágalo, no me amenace, pero sea honesto con el país y diga la razón verdadera, diga que no admite que una diputada joven y mujer se haya atrevido a develar las siniestras y oscuras formas de proceder para imponer sus planes y caprichos", desafió Nogales.




Comentarios