Escucha esta nota aquí

El presidente electo Luis Arce manifestó el lunes que salir de la crisis en que está sumido el país va a costar entre uno y dos años y medio, luego de la corrupción y el mal manejo económico y sanitario que, según Arce, realizó el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Se habría cuadruplicado la deuda interna que tenemos del Tesoro General de la Nación (TGN) con el Banco Central de Bolivia (BCB). El deterioro es muy claro. Con la cifra que nosotros hemos visto, salir de la crisis nos va a demandar entre uno y dos años y medio, para retomar el ritmo de crecimiento y nuevamente volver a liderar el crecimiento económico como lo estábamos haciendo en la región”, declaró al diario La Jornada, de México.

Luis Arce, quien durante la gestión del expresidente Evo Morales estuvo más de una década manejando la economía del país, en el cargo de ministro de Economía, proyectó que el Producto Interno Bruto (PIB) para la gestión 2020 cerrará entre -8% y -11%, unas cifras que le permiten observar que la crisis se va a profundizar hasta fin de año, lejos de cuando Bolivia crecía más del 4,2% anual. Cree que la deuda pública que el año pasado se quedó en 25% en relación al PIB, ahora se estaría acercando al 38%.

“Lo más importante es que ha crecido la deuda interna. Nosotros dejamos una deuda de cerca de $us 3.000 millones y ellos ya se han prestado como $us 7.000 o 9.000 millones en este tiempo. Sumando los $us 3.000, ya estaremos entre 11 y 12 mil millones. Es la estimación porque este Gobierno no transparenta las cifras económicas”, criticó.

Arce enumeró varios errores que cometió la actual gestión, a la que siguió nombrando como un “Gobierno de facto”. Dijo que hubo mala gestión, una acumulación del enojo del pueblo boliviano por la forma en que la derecha tomó el poder y la forma en que fue abatido el pueblo en las calles, a través de la violencia.  

Señaló también, que hubo un mal manejo de la pandemia que llevó a Bolivia a ponerla “en el sexto lugar de incidencia de muertes, respecto al número de habitantes”. Por estas razones, señaló que el Movimiento Al Socialismo (MAS) logró nuevamente llegar al poder, oportunidad para aplicar su plan de Gobierno a la brevedad posible, para poder sacar al país adelante.

“Felizmente, la conciencia del pueblo boliviano ha hecho posible que nosotros recuperemos la democracia, el proceso y por lo tanto, el mensaje está claro: no se puede con un golpe de estado, destruir todo un proceso que ha estado dando mucha prosperidad a un pueblo, en lo económico, en lo social. Por lo tanto, al final, el pueblo sabe entender, es muy justo y es muy sabio al momento de decidir”, expresó.