Escucha esta nota aquí

La Asociación de Magistrados de Chuquisaca (Amach), a través de su presidenta, Grenny Booling Viruez, manifestó su apoyo a la jueza Ximena Mendizábal, que fue suspendida sin goce de haberes, una semana después de ordenar la libertad irrestricta para el líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) Jassir Molina.

“Rechazamos cualquier acción que pueda, en este caso, vulnerar a la independencia de los jueces y a cualquier resolución emitida en sus funciones. Es así, que manifestamos nuestro apoyo total a la doctora Ximena Mendizábal”, indicó Booling, en una conferencia de prensa.

La representante de los magistrados dijo que constantemente ponen en tela de juicio el trabajo de los jueces o vocales, pese a que tienen la libertad de aplicar la medida que corresponda de acuerdo a cada proceso que se desarrolle.

“Exigimos respeto (para los magistrados) y las personas (afectadas) pueden acudir a las instancias correspondientes a realizar su reclamo, pero nosotros rechazamos el amedrentamiento contra los jueces”, comentó.

La jueza Tercera de Instrucción en lo Penal de Sucre, Ximena Mendizábal, fue suspendida de sus funciones por un mes, sin goce de haberes. Esta determinación fue tomada por el Consejo de la Magistratura, que le seguía un proceso disciplinario por una denuncia de demora en la resolución de un caso que data de hace seis años.

Booling dijo desconocer los pormenores del proceso contra Mendizábal, pero comentó que le llama la atención que se la sancione con la suspensión por una denuncia del año 2015.

“Lo que creemos es que, de manera urgente se debe plantear las acciones correspondientes, en este caso, un amparo constitucional”, señaló la presidente de la Asociación de Magistrados, al explicar los trabajos que se harán en apoyo a la juez suspendida.

Mendizábal determinó la libertad irrestricta para para el líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) Jassir Molina, quien fue acusado por la Fiscalía, por los delitos de organización criminal, y deterioro del patrimonio histórico, cometidos presuntamente durante la manifestación que pedía la renuncia del fiscal general, Juan Lanchipa.

Le confieso que al momento de dictar la resolución me moría de miedo, pero también estaban muy presente las palabras de mi padre, (quien me decía) ‘nunca hagas nada incorrecto y haz justicia’; entonces, seguí adelante y pensé que sola iba a asumir las consecuencias”, dijo la jueza luego de emitir la resolución.

Comentarios