Escucha esta nota aquí

"Son más de 40 días los que esperamos para que se asuman medidas por parte del Gobierno municipal y no hay respuesta. Llegaron dos buses desde el interior del país y no hay espacios para que los pasajeros cumplan con el aislamiento. Las autoridades municipales hacen caso omiso a la situación", reclama el presidente del Comité Cívico de Guayaramerín, Juan Carlos Mendoza.

El líder cívico pidió a la Alcaldía articular planes para evitar la expansión del coronavirus en ese municipio beniano. Mientras, la municipalidad justificó su trabajo y expuso que se destinan recursos para atender la emergencia.

Hasta la fecha hay un infectado en Guayaramerín y se espera por el resultado de 36 análisis realizados a pacientes que están bajo sospecha. Pero la Alcaldía trabaja a puertas cerradas y no rinde informes respecto a la situación que atraviesa esta jurisdicción

En estos días, el municipio permanece encapsulado y sus 45.000 habitantes temen que la situación se salga de control y lamentan que no haya claridad respecto al tratamiento de la emergencia sanitaria.

EL DEBER intentó conocer más respecto a la situación que atraviesa el municipio y la manera en la que se están canalizando los recursos comprometidos por el Gobierno y al buscar contacto con la alcaldesa, Helen Gorayeb, la autoridad no atendió llamadas telefónicas ni respondió mensajes.

“Ante la propagación del coronavirus y para prevenir un contagio mayor entre la población, se declara cuarentena total en el municipio de Guayaramerín, con suspensión de actividades públicas y privadas, desde el 7 hasta el 11 de mayo”, señaló la alcaldesa en su última declaración pública en días pasados.

Sin embargo, la senadora Bilgay Mendez, señaló a EL DEBER que entienden la preocupación de los cívicos y que también están a la espera de respuestas para conocer hacia dónde se destinan los recursos del municipio.

Del mismo modo, la autoridad sostuvo que también se dispuso de una ambulancia, un ítem de salud y otros recursos como alimentos e insumos médicos, así como un hospital móvil para atender a la población, pero se mantienen a la espera de visibilizar la transparencia de la Alcaldía.

A nombre de la Alcaldía, el secretario de Salud de la municipalidad, Jesús Salazar, aclaró que se han asignado recursos de manera gradual. Se prevé ejecutar Bs 3,2 millones para atender la emergencia, pero en este tiempo es complejo debido a la dificultad de conseguir insumos sanitarios y la distancia existente de Guayaramerín respecto a otras regiones del país (basta ejemplificar que este municipio se abastece en gran parte del mercado brasileño). No se descarta viabilizar más recursos para este tema.

Salazar explicó que hasta ahora se ejecutó 30% de los fondos previstos para la emergencia y que esto no solo se destina a la compra de insumos, sino también al soporte de los funcionarios que están en primera línea de combate frente al virus (se incluye a las fuerzas de seguridad). La autoridad semostró sorprendido con la postura de los cívicos, ya que existe apertura para trabajar de manera conjunta e integrada.

Por su parte, lcónsul de Bolivia en Guajará-Mirim (estado de Rondonia, Brasil) Claudia Guzmán, apuntó que se deben hacer algunos ajustes respecto al tratamiento que se da al tema de la pandemia

Ejemplificó su posición al exponer que en las vías de acceso al municipio (que está encapsulado) dejan ingresar a algunos y no a otros; hay un bus que pasó la noche a la espera de ingresar con madres y niños como pasajeros. 

En este sentido, el secretario de Salud sostuvo que no se restringe el ingreso de vecinos de Guayaramerín, pero lamentó que no haya una coordinación para su llegada, ya que debido a las instructivas de las autoridades estos deben presentar un certificado de salud y cumplir reglas de aislamiento en un espacio dado por el municipio.