Escucha esta nota aquí

Marcelo Navajas Salinas fue ministro de Salud por 42 días, hasta que hoy, por decisión de la presidenta Jeanine Áñez, fue apartado del cargo, en medio del escándalo por la compra con presunto sobreprecio de 170 respiradores.

El profesional había jurado a su cargo el 8 de abril, como sucesor de Aníbal Cruz, que se retiraba por “motivos personales” en medio de la crisis sanitaria por el Covid-19, que hasta la fecha cobró la vida de 189 personas en el país.

Navajas ahora permanece aprehendido en dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, junto con otros, al menos, ocho personeros, que participaron en la contratación directa para la compra de los insumos.

Se espera que la Fiscalía defina en las próximas horas la situación legal de la autoridad suspendida, que debe prestar su declaración informativa, para ver si queda en calidad de testigo o sindicado.

En varias intervenciones públicas, Navajas defendió la transparencia en la adquisición de los respiradores. Él firmó dos documentos en los que instruía la celeridad en la adquisición y el traslado al país de los equipos.

La investigación surgió ante el pago que el Estado realizó de unos $us 28.000 por cada insumo, mediante intermediarios, cuando, desde la empresa GPA Innova se informó que el costo real de cada artefacto ronda entre los $us 6.500 y 8.000.