Escucha esta nota aquí

Una extensa hilera de personas que habían marchado en octubre y noviembre de 2019 volvió a tomar las calles de La Paz y recorrió una decena de cuadras hasta llegar a la Fiscalía Departamental para exigir la libertad de los detenidos por el caso de supuesto “golpe de estado”.


Desde el fin de semana se conoció la convocatoria a dos concentraciones, la primera a cargo del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) en el atrio de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y fue la más numerosa. La convocatoria fue a las 17:00 pero empezó a las 18:00 y se encaminó hacia la Fiscalía.


Otro grupo de “autoconvocados” llamó a los activistas al céntrico mercado Camacho donde realizaron un pequeño mitin y esperaron la numerosa columna del Conade. La exigencia de las dos marchas era similar, la libertad de la expresidenta, Jeanine Áñez y de sus dos exministros, Álvaro Coimbra y Álvaro Guzmán.


La Policía desplegó seguridad en puertas de la Fiscalía Departamental de La Paz, unos 50 efectivos de la UTOP resguardaban ese edificio en pleno centro de La Paz y los marchistas tardaron dos horas en llegar a su destino.


El himno nacional y los gritos de “justicia, justicia” fueron los aspectos centrales de esta movilización que no ocasionó ningún problema a la Policía y después de su pequeño acto empezó la desconcentración hacia la plaza San Francisco. Lo que sí provocó fue un caos vehicular que demoró unas dos horas en despejarse por la cantidad de gente y autos concentrados en pleno centro paceño.  


En la otra acera, los movimientos afines al MAS se declararon en estado de emergencia, pero no convocaron a ninguna movilización y estarán atentos a las investigaciones que realice la Fiscalía y la Policía. La dirigencia del Pacto de unidad exigió que la querella se amplíe a otros actores de 2019, como los dirigentes políticos, algunos de los cuales son diputados, senadores, titulares y suplentes.  


  

Comentarios