Escucha esta nota aquí

El ataque contra la futura alcaldesa de El Alto, Eva Copa, ya no viene solo desde el jefe del MAS, Evo Morales, sino de algunos dirigentes de esta fuerza. Este lunes el vicepresidente masista, Gerardo García, adelantó que harán seguimiento de Copa y admitió que le ofrecieron una embajada para que abandone su candidatura.


“En este momento, de repente, no sabemos sus intenciones o intereses que pueden ir más allá, vamos a dar seguimiento y vamos a hacer conocer al pueblo, a los hermanos, porque no puede ser que compañeras y compañeros se hayan prestado a ese juego. ¿Qué pasó?, ella aceptó no ser candidata, aceptó que iba a ocupar espacios dentro del Gobierno o en alguna embajada, estaba libre para poder acomodarse”, dijo García en una entrevista radial.


El domingo, Evo Morales lanzó su ataque contra Eva Copa, la acusó de traidora y de haberse reunido en Tarija, el 15 de abril, con Luis Fernando Camacho y otros líderes opositores. La futura alcaldesa no se quedó atrás y conminó a Morales a presentar pruebas de esa reunión y le dijo que, si no presentaba esas pruebas, quedaría como un político mentiroso.


En EL DEBER Streaming, la futura autoridad alteña dijo que la reacción del expresidente puede ser provocada por el miedo y manifestó sentir pena de que la trayectoria de Morales se vaya a manchar con falsas acusaciones. “El hecho de que tenga miedo de nuevos liderazgos, no hace que bajen las acusaciones, ellos saben por qué actúan de esa manera”, sugirió.


Expresidente mentiroso 


Afirmó que con ese tipo de versiones, “va a pasar a ser un expresidente mentiroso”, los informantes que tiene no le llevan información fidedigna, “no me parece ético, no me parece correcto, porque me está difamando y para la investidura que él tuvo es muy bajo diría yo”.


Calificó como un “chiste” e “irrisorio”, la versión de Morales sobre una supuesta reunión de su equipo con el del electo alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa para una eventual candidatura en 2025.


El anuncio de purga dentro del MAS es para Copa la muestra más clara de que no se acepta la disidencia o el pensamiento crítico y por eso se coarta la voz a los que quieren surgir. En su opinión ese tipo de actitudes debilitarán las bases del masismo porque ya empezó una corriente renovadora.


“El problema es esa rosca que está ahí adentro, ese grupo selecto que lo tiene orillado al expresidente Evo Morales, es esa gente la que causa divisiones internas, ellos (el entorno) tienen sus privilegiados y son beneficiados con todo y las bases no tienen nada”, graficó.


Copa reiteró que la cúpula del MAS está integrada por los exministros de Morales, aquellos que siempre estuvieron en diferentes cargos, en embajadas, consulados, como directores de distintas instituciones públicas, los que ahora salen, “como grandes ideólogos formadores de cuadros políticos. La gente no es tonta, la gente se ha dado cuenta, ha abierto los ojos y por eso se vio el resultado que se ha reflejado en las elecciones de marzo”.


Según García “en algunos lugares”, como La Paz se tuvo que tomar una “decisión política”, para designar a un candidato por la gran cantidad de postulantes que había en determinada región. En La Paz llegaron hasta 20 precandidatos al municipio de El Alto.



Comentarios