Escucha esta nota aquí

El transporte del servicio público de la ciudad de Tarija se congregó este lunes en la Avenida Integración después de realizar una caravana para exigir al Tribunal Supremo Electoral (TSE) segunda vuelta en las elecciones generales en Bolivia.

Más de 1.000 motorizados, entre buses, taxis, trufis y camiones de alto tonelaje, protagonizaron una multitudinaria caravana.

El secretario ejecutivo de la Federación Departamental del Autotransporte, Damián Castillo, dijo que el sector se sumó a ésta lucha cívica para repudiar el accionar del órgano electoral que no quiere respetar "el voto ciudadano".

Según Castillo, este es el inicio de una protesta de largo aliento que el TSE debería escuchar el clamor no sólo del autotransporte sindicalizado, sino también del pueblo.

El paro indefinido, en su quinto día, en la ciudad de Tarija se lleva adelante con marchas, como el cacerolazo de ayer domingo, y caravana de vehículos que fortalecen la existencia de sectores sociales y cívicos de Tarija.