Escucha esta nota aquí

Max Mendoza ya suma seis denuncias y su situación se complica. El Ministerio Público confirmó que este es el escenario que enfrenta el actual presidente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) y le piden que dé un paso al costado para que se someta a las investigaciones que suman al menos 9 delitos.

El primero en desconocerlo y darle la espalda es el partido político del que es militante, el Movimiento Al Socialismo. Y sumado a esto también lo criticaron por prorrogarse como dirigente por más de 10 años y lo cuestionaron por no dar oportunidad a otros jóvenes de asumir la dirigencia de los universitarios.

Ese fue un solo vistazo de lo que hoy envuelve a Max Mendoza, que también tiene encima a la oposición política. El diputado de Comunidad Ciudadana (CC), Alberto Astorga, consideró que Mendoza debería disculparse ante el país y no atacar a las personas que lo cuestionan, en ese sentido, exigió su renuncia al cargo.

Y es que en su más reciente aparición, Mendoza se defendió devolviendo las acusaciones contra sus denunciantes. Sin pruebas con las que contrarrestar su situación, difundió un video en el que adelantó que se defenderá de los procesos penales en su contra y sostuvo que esto se trata de ataques mediáticos y calumnias contra la CUB y a las Federaciones Universitarias Locales (FUL). 

Volviendo a la postura de la oposición, el diputado Astorga apuntó: “Tiene que ser también procesado por esa irregularidad y, al mismo tiempo, le decimos al señor Max Mendoza que renuncie a la cabeza de la CUB, para que de esa forma exista una investigación transparente”.

Pero no es el único bloque opositor que observa a Mendoza. Desde Creemos también lo instan a que se someta a la justicia. En declaraciones a la red Erbol, el diputado Erwin Bazán señaló que los 'dinosaurios' deben caer por el daño que hacen al sistema universitario por eternizarse en el cargo.

"Este dirigente tiene que someterse a la justicia”, sostuvo Bazán aunque consideró que deben ser las mismas autoridades universitarias que deberían “sacarlo” de la presidencia de la CUB.

Mientras que dentro de la movidas del masismo lo que hubo también fue una denuncia. El diputado Héctor Arce sostuvo que Max Mendoza se encuentra al frente del CUB desde 2018, "está en la universidad desde hace 33 años  y se aplazó en 200 materias. En al menos 100 materias sacó un cero la notas, en 33 años de estudio".

Desde el sector académico también complicaron la situación del dirigente. El rector de la Universidad Autónoma Tomás Frías (UATF) de Potosí, Pedro López, afirmó que Max Mendoza era enlace para concertar reuniones con los ministros del Gobierno masista que encabezaba Juan Evo Morales.

"Supongo que durante el tiempo transcurrido, y la administración que se estaba realizando, se ha dado ello, porque de él dependía que cualquier universidad que quiera tener una entrevista o tener una audiencia en diferentes ministerios, tenía que pasar por la venia de este señor", afirmó López en declaraciones que fueron replicadas por medios del interior del país.

Mientras que los estudiantes también embarraron más la situación de quien denominan 'el eterno universitario'. Un grupo de estudiantes de la Universidad Mayor de San Ándres (UMSA), la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca y de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) llegó hasta las oficinas de la CUB para expresar su rechazo contra Mendoza.


Los estudiantes afirman no tener miedo a represalias por parte de su dirigencia porque "ya no es nada", es decir, desconocen su dirigencia.

Además, los estudiantes de la carrera de Matemáticas de la Universidad Tomás Frías también desconocen al ejecutivo de la CUB y anunciaron que no permitirán su ingreso al Congreso de Universidades que se realizará desde el próximo lunes, en Potosí, al que Mendoza pidió no asistir.

Hasta ahora, el Ministerio Públicó anunció que se activará una alerta migratoria, en caso de que Max Mendoza pretenda salir por la vía regular del territorio boliviano y así pueda presentarse a responder con todas las de la ley a las denuncias que hay en su contra. Él ya dijo que se defenderá y, de momento, sigue como presidente de la CUB.

Comentarios