Escucha esta nota aquí

La carta que envió el Papa Francisco al gobierno de Jeanine Áñez dio otro giro este domingo cuando el Canciller del Estado, Rogelio Mayta dijo que las autoridades de ese gobierno dejaron en visto al Santo Padre e ignoraron el pedido del líder espiritual de los cristianos, siendo que ellos entraron a palacio agarrados de la biblia.


“Qué es lo indignante, que el gobierno de facto de la señora Áñez cuando llegó a asumir el poder lo hicieron con la Biblia en la mano, dijeron que la Biblia estaba entrando a palacio y fundaron su Gobierno en su credo religioso, cristiano. Quién es el Papa Francisco, es el líder espiritual de la iglesia católica, ahí hay un contrasentido, los cristianos en el poder reivindicaban su credo religioso y se ha visto que no le hacían caso a su propio líder espiritual, es más ocultaron la carta eso muestra la inconsistencia, la hipocresía del gobierno de facto”, dijo el jefe de la diplomacia boliviana en conferencia de prensa.


El 24 de junio se conoció a través del ex embajador de Bolivia en el Vaticano, Julio César Caballero que el Gobierno de Jeanine Áñez recibió una carta del Papa Francisco quien pedía que se otorgue los salvoconductos a las ex autoridades del Gobierno de Evo Morales, que estaban asiladas en la residencia de la embajada de México. La también ex canciller, Karen Longaric recordó que ella hizo consultas a su colega Arturo Murillo para este pedido y le negó cualquier posibilidad de otorgar salvoconductos a estas personas.


Mayta dijo que ambos estados, el Vaticano y Bolivia estaban en la libertad de realizar algún pedido y el Estado receptor podía aceptar o no esa petición. Lo que llama la atención es que siendo un gobierno que pregonaba la defensa de derechos humanos y la libertad de expresión, persiguieron a personas que proclamaban su simpatía por el MAS y fueron perseguidos con la acusación de sedición y terrorismo, recordó Mayta.


Adelantó que no existe ninguna posibilidad de que el Ministerio de Relaciones Exteriores inicie una investigación respecto de esa respuesta que tuvo el Gobierno de Áñez para con el papa Francisco.

Según el Canciller, el tema de fondo es que ese Gobierno no tomó en cuenta un pedido de su propio líder, “en términos gráficos, lo dejaron en visto al Papa”, remató.



Comentarios