Escucha esta nota aquí

La aprobación del Reglamento de la Ley de Emergencia Sanitaria ha puesto a los médicos del país una vez más en pie de guerra. Este miércoles le dieron un plazo máximo de una semana para abrogar la norma.

Esta ley prohíbe la protesta y abre la posibilidad de contratar personal médico de otros países. Ambos puntos no serán aceptados por el sector.

En el eje central del país, los galenos protagonizaron movilizaciones durante la jornada de ayer. Pero, el Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes) lanzó un ultimátum. Si su requerimiento no es atendido comenzarán movilizaciones de protesta en todo el país.

“Tuvimos una reunión departamental y nacional, todo el país está pidiendo al presidente la abrogación de la Ley 1359 en un plazo de siete días. De no ser así, el sector salud, en el uso de su derecho constitucional, irá a las calles, se movilizará, e irá a todos los rincones de Bolivia defendiendo la salud, la libertad y la democracia”, informó el dirigente de Sirmes, Fernando Romero.

Mientras, el presidente de Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, insistió una vez más en el diálogo con el Gobierno para hacer conocer las observaciones a la Ley de Emergencia Sanitaria y su reglamento. Perfiló que de no haber una respuesta a lo solicitado, los profesionales de salud definirán una posición al respecto en próximos días.

“Nosotros hemos apostado al diálogo y estamos desde el 9 de abril con el diálogo abierto. Esta mañana hemos escuchado las declaraciones de la viceministra (Alejandra) Hidalgo la cual abre la posibilidad de un diálogo y estamos a la espera de que nos convoquen y, por lo tanto, el Colegio Médico va a asistir a un diálogo que se quiere hacer en bien de la salud del pueblo boliviano”, afirmó Larrea.

Este pedido del sector se hizo luego que días atrás se conociera la aprobación del Reglamento de la Ley de Emergencia Sanitaria que fija posibles sanciones administrativas y penales en caso de que suspendan los servicios de salud.

En estos días, anunció, los profesionales de salud tendrán encuentros y la próxima semana se tendrá una posición oficial por el pedido de diálogo que se plantea al Gobierno.

Larrea nuevamente acusó al ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, de ir “en contra” de los profesionales de salud e insistió en la apertura del diálogo de parte del Colegio Médico de Bolivia para evitar un conflicto.

Esta ley es para apresar, perseguir y ocultar lo que es los “gastos reservados” se puede llamar y el otro para quitar las autonomías a los gobiernos subnacionales”, añadió el profesional.

“Nosotros, por luchar por nuestros derechos de salud, un día podemos ser detenidos, procesados penalmente y encarcelados por pedir mejores condiciones al pueblo boliviano”, aseguró por su parte el dirigente de Sirmes

Ayer, el ministro Auza defendió el reglamento y descartó la intención de que se pretenda contratar a brigadas médicas de otros países. En la gestión de Evo Morales, la protesta médica anuló la ley de reforma al Código de Procesamiento Penal.

Comentarios