Escucha esta nota aquí

El Colegio Médico de Bolivia confirmó la realización de un paro nacional, inicialmente de 24 horas pero que puede extenderse a indefinido, con manifestaciones y protestas, pero sin dejar de atender a los enfermos de Covid-19. La medida se cumplirá esta semana.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, confirmó que anoche se realizó un Consejo Médico Nacional de emergencia donde se tomaron determinaciones, y manifestó que el sector exigirá  la anulación o modificación (en cinco aspectos) del proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria, aprobado el viernes en la Cámara de Diputados y que se prevé que el lunes sea sancionado por los Senadores.

Los médicos intensivistas también ratifican su estado de emergencia y anuncian que apoyarán las movilizaciones en contra de dicho proyecto de ley de Emergencia Sanitaria.

Cáceres aseguró que una ley de Emergencia Sanitaria en imprescindible, para que el Gobierno, los municipios y las gobernaciones departamentales atiendan la pandemia con los recursos necesarios. No obstante no están de acuerdo con el artículo 19 de la norma, que asegura que durante el tiempo de vigencia de una declaratoria de emergencia sanitaria, no se podrán interrumpir los servicios del sistema nacional como consecuencia de paros, huelgas, protestas, jornadas académicas y otras. “Eso atenta contra nuestro derecho a la protesta ante medidas injustas, este artículo debe ser eliminado”, dijo Cáceres.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani (MAS), afirmó que el proyecto de ley respeta los derechos establecidos en la CPE. “No puede haber interrupción de servicios, paros o huelgas, porque en esta emergencia sanitaria es cuando necesitamos más a nuestros soldados blancos que están en la primera línea. Esto tal vez ha generado una polémica de que estamos en contra de sus derechos, pero tenemos que ser claros, esto no es por siempre, sino solamente será en el momento de la declaratoria de emergencia sanitaria”, señaló Mamani.

“Por obligación moral los médicos no pueden darse el lujo de hacer un paro de actividades porque eso sería nefasto y atentaría contra la vida de los bolivianos”, dijo el presidente de Diputados  en una entrevista en Bolivia TV.

El artículo 28 de la norma aprobada señala que el Ministerio de Salud podrá simplificar los requisitos y procedimientos para la contratación del personal médico, de enfermería y técnicos de la salud, y lo habilita para contratar profesionales que hubieran concluido sus estudios en Bolivia o en el extranjero, estudiantes de medicina y médicos jubilados.

Cáceres manifestó que este artículo es ambiguo, “porque no especifica si es que se contratará médicos extranjeros, lo cual rechazamos porque tenemos mucho personal desocupado en el país. Debiéramos pensar primero en ellos y luego, sí aún hay espacio, contratar recursos humanos que vengan del exterior. Debe especificarse que en ese último caso, se buscará a profesionales especializados en áreas que no tenemos en el país”.

El presidente de Diputados respondió que el artículo 28 no menciona que se contratará médicos extranjeros. La norma establece, dijo, que el Ministerio de Salud y Deportes podrá simplificar los requisitos y los procedimientos para la contratación del personal médico, de enfermería y técnicos de salud. 

Según Mamani, ese artículo habilita la contratación de profesionales “que hubieran concluido sus estudios en Bolivia o el extranjero, estudiantes de medicina y médicos jubilados”, complementó.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Joel Gutiérrez, manifestó que una medida de esta naturaleza “muestra total ignorancia en quienes redactaron la ley. No hay coherencia en eso de contratar jubilados, porque se los expondría más al ser personas de alto riesgo. Lo mismo con estudiantes, que no tienen la suficiente experiencia”.

El presidente del Colegio Médico especificó que la ley establece un arancel a medicina particular. “No sabemos si afecta a las clínicas, o a los honorarios médicos que están establecidos, aprobados por el propio Ministerio de Salud. Eso no se puede cambiar sin antes hacer un nuevo estudio de la realidad nacional”.

Y el reclamo más contundente es que la norma se haya aprobado “entre gallos y medianoche, sin consultar con el sector médico. Estuvimos reunidos con el Gobierno y se habló de otra agenda, nunca de esta ley. No la conocimos. La CPE establece que las normas deben ser consensuada con los sectores involucrados. Ningún área ni sindicato fue citado para tratar esta ley”, dijo Cáceres.

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, adelantó que el consejo extraordinario de anoche definió emitir un voto resolutivo y un pronunciamiento en el que se rechaza el proyecto de ley por los puntos antes mencionados y en el que anuncian medidas de protesta.

"Haremos un paro nacional, primero de 24 horas, no se descarta el paro indefinido, movilizaciones, respetando lo que son las emergencias en la atención a los pacientes Covid-19, pero las consultas externas y las cirugías programadas se suspenderán”, dijo Anzoátegui.

Joel Gutiérrez, por su parte, lamentó que este accionar del Gobierno y las autoridades legislativas “no nos tome en cuenta. No coordinan absolutamente nada, pese a que siempre estuvimos y manifestamos nuestra predisposición. No se hizo nada, esto causa mucha molestia”.

Los intensivistas se reunirán por vía virtual este domingo, para analizar la situación y tomar medidas. “No se cumplieron ninguno de los acuerdos a los que llegamos el 15 de enero con el Ministro de Salud, estamos en extrema emergencia ante esta situación tan lamentable, y peor aún cuando someten al país a este tipo de accionar y leyes, prohibiendo que podamos manifestarnos, están atentando nuestros derechos”.

Descartó que su sector abandone las terapias intensivas, pues “nunca lo hicimos, no lo haremos. Pero sí apoyaremos las movilizaciones y participamos en los tiempos libres”.

La oposición

El diputado y jefe de la bancada de Comunidad Ciudadana en Diputados, Carlos Alarcón, en una entrevista con el programa ¡Qué semana!, de EL DEBER Radio, dijo que esta norma incumple al menos cuatro artículos de la CPE, al no convocar al sector médico para consensuar y concertar el contenido de la ley. “Es una falta de respeto al sector que batalla contra la pandemia en la primera línea. Los médicos y el personal de salud están entregando su salud y su vida, son los que mejor manejaron la contención el año pasado por los conocimientos que tienen”.

Criticó el hecho de que el Consejo Nacional Estratégico esté conformado por nueve ministerios y deje de lado a los médicos especialistas como inmunólogos, intensivistas, colegios médicos, gremios del sector salud y también quedan fuera las Alcaldías y Gobernaciones, “mientras que un funcionario con rango de director puede tomar decisiones en este tema”.

El jefe de bancada de Creemos en el Senado, Henry Montero, emitió un comunicado en el que expresa su rechazo a “la tiranía del MAS", pues con una ley enmascarada de “emergencia” se apresta a criminalizar la protesta de los médicos y trabajadores de salud, el ejército uniformado de blanco que combate en primera línea a la pandemia en medio del colapso de los hospitales, por falta de recursos humanos y equipamientos”.

Lamentó que el MAS “implemente estrategias abusivas y atentatorias en contra de los profesionales y los trabajadores de salud de Bolivia” en vez de fortalecer el sistema de salud con equipamientos, los métodos de diagnóstico de laboratorios rayos x y tomografías, implementar más unidades de terapias intensivas y garantizar a la ciudadanía el acceso a los medicamentos.

Denunció que en plena crisis sanitaria, la administración de Luis Arce “busca vengar y escarmentar a los profesionales y los trabajadores de salud que protagonizaron protestas, junto a la ciudadanía, para derrotar el fraude perpetrado por Evo Morales, en octubre de 2019, que pretendía perpetuarse en el poder como Fidel Castro y Hugo Chávez". 

Montero lamentó que los bloqueadores masistas, que en agosto de 2020 evitaron el suministro de oxígeno medicinal a los hospitales, provocando la muerte de al menos 30 pacientes con Covid-19, se encuentren "cubiertos del manto de impunidad”.

Comentarios