Escucha esta nota aquí

En medio de los reclamos de los delegados de los trabajadores de salud, el Gobierno y el Colegio Médico de Bolivia llegaron a un acuerdo para modificar los artículos 17, 19 y 28 del proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria que será tratado este martes en el Senado.


“El ministerio de Salud se compromete a dar cumplimiento a lo acordado con respecto a los cambios en los artículos 17, 19 y 28, por su parte el colegio médico de Bolivia se compromete a suspender cualquier medida de presión asumida o anunciada, que esté encaminada a la suspensión de los servicios de salud con el objeto de precautelar y garantizar el derecho a la salud de la población”, señala el punto 4 del documento que suscribieron los representantes de los trabajadores de salud y el ministro del ramo, Jeyson Marcos Auza Pinto.


Los médicos habían declarado un cuarto intermedio en el paro nacional que convocaron en protesta por la intención del Gobierno de censurar todas las medidas de protesta de los trabajadores de salud, planteados en el proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria. Aunque se mantiene la protesta anunciada en Santa Cruz.


Los delegados de La Paz y Potosí protestaron porque no existe la garantía de que la Asamblea Plurinacional asuma estos compromisos que adquirió el ministro Auza. En horas de la mañana, el presidente del Senado dijo que ellos no recibieron ninguna convocatoria a dialogar y que el proyecto será enviado a la comisión de Salud para su tratamiento.


Los cambios


El numeral 3 del artículo 17 del proyecto de ley, dejaba en manos del ministerio de Salud la emisión de una resolución que fijaría el tarifario básico de internación y tratamiento médico en las clínicas privadas de atención; ahora la nueva redacción establece un decreto reglamentario.


“El Ministerio de Salud y Deportes emitirá una resolución ministerial, sujeta a reglamentación mediante decreto supremo, en la que se incluirá un tarifario básico de servicio de internación y tratamiento médico a efectos de ser usados por el establecimiento privado en la otorgación de servicios de salud”, señala el texto corregido.


En cuanto al artículo 19 el proyecto prohibía a los trabajadores de salud cualquier medida de presión y suspender la atención en los centros médicos. Pero el polémico artículo no mencionaba las sanciones que podrían recibir los que infrinjan esta norma.


El acuerdo reduce a una línea el párrafo existente, “Durante el tiempo de vigencia de emergencia sanitaria no podrán ser interrumpidos los sistemas de salud”, señalará el texto corregido.


El tercer punto en discordia era el artículo 28 que hacía referencia a la contratación de personal profesional formado fuera de Bolivia y personal extranjero que quiera venir a Bolivia.


“El Ministerio de Salud y Deportes abreviará plazos y simplificará los requisitos para la contratación de personal, egresados, estudiantes de medicina y médicos jubilados, quedando habilitado a contratar personal profesional médico que hubieran concluido sus estudios en Bolivia o en el extranjero, siempre y cuando no exista la disponibilidad de recursos humanos en el país, y en todo caso haya predisposición de profesionales bolivianos a prestar servicios al Estado”, señala el primer parágrafo.


Esta simplificación de plazos y requisitos será únicamente cuando se declare una emergencia sanitaria en el país y sin extender su duración.


El paro


Asimismo, el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, explicó que pese a estos acuerdos el Consejo Departamental de Salud (Codesa) de Santa Cruz decidió paralizar sus servicios, pero que será por una demanda regional y no así por el proyecto de ley.


El Codesa convocó a esta medida de presión por la negativa de las autoridades departamentales y municipales de declarar una cuarentena rígida que demandan los médicos para atenuar el número de contagios que existe en el departamento. Los salubristas también realizarán una movilización y marcha de protesta a las 09:00 en el hospital, San Juan de Dios.


Comentarios