Escucha esta nota aquí

“Debemos promover un cambio de comportamiento individual y colectivo. No podemos seguir con la vieja normalidad, tenemos que transformar nuestra forma de ver y relacionarnos con el planeta y con el mundo”, dijo Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana (CC), en un evento internacional sobre medio ambiente, en el que participó junto a Mathis Wackernagel, presidente de Global Footprint Network.

Mesa explicó que su propuesta es un programa de acción que incluye el “cambio de la matriz exportadora, cambio de matriz de consumo energético y la implementación de la economía verde”, y afirmó que planea derogar o modificar las normas que existen para evitar el crecimiento de la frontera agrícola que destruyen los bosques, y mejorar el rendimiento de los pastizales para la alimentación del ganado, a fin de no rebasar la frontera forestal.

Según Mesa, se requieren acciones urgentes para disminuir el 'sobregiro de la Tierra' en Bolivia e implementar medidas para el desarrollo sostenible, sin la destrucción de los bosques y la biodiversidad.

El expresidente, durante su intervención, explicó que la situación de la Huella Ecológica (indicador el impacto ambiental) de Bolivia es alarmante porque tiene grandes problemas ambientales, como el elevado nivel de contaminación en las áreas urbanas. Asimismo, dijo que lo más preocupante es que entre 1990 y 2015 el nivel de deforestación per cápita ha sido del 8% sobre el total de los bosques, a lo que se sumó el último desastre ecológico sufrido con los incendios forestales del 2019.

Mesa lamentó también que el expresidente Evo Morales hubiera usado un doble discurso en el tema de la defensa de la Tierra, buscando ser el abanderado del medioambiente y, al mismo tiempo, provocando, con normas permisivas, la grave afectación del ecosistema en los incendios de la Chiquitania.

El candidato aseguró que, desde el incendio del año pasado, se ha generado una importante conciencia de la protección del medioambiente y que a ello se suman las acciones que se realizaron en su gestión de presidente 2003-2005, cuando se impulsó la promoción del cuidado de los bosques y la fauna.

Reacciones

Mathis Wackernagel, especialista en sostenibilidad, destacó la propuesta del expresidente boliviano, y dijo que la proyección de Bolivia para disminuir y eliminar el Sobregiro de la Tierra es bastante alentadora, si usa su fuerza ecológica, porque de lo contrario el futuro sería similar al de los otros países. 

“Bolivia es un gigante de biocapacidad, tiene 10 veces más de biocapacidad por persona que otros países; pero hace 50 años tenía tres veces más de eso”, dijo Wackernagel, al lamentar que en Sudamérica subestimen el poder ecológico como fuerza de la competitividad.

Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), reconoció que es una realidad que todo el mundo tiene miedo al concepto de ampliación de frontera agrícola. Sin embargo, puso como ejemplo a países que producen alimentos, como los europeos, que han desarrollado su agropecuaria para proveer alimentos a sus habitantes, hasta entre el 25 y 40% de su superficie. 

Del mismo modo, dijo que todos los países de Sudamérica, entre ellos Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay, hacen un aprovechamiento entre el 8 y 11% de la totalidad de su área. "Bolivia tiene un Plan de Uso de Suelo (PLUS) que tiene un proyecto de crecimiento de su frontera agrícola, hasta llegar a los 12 millones de hectáreas aproximadamente, equivalente a un 10% de su superficie. Hoy usa el 6%, o sea que nosotros estamos trabajando en la mitad de porcentaje de producción de cualquier país de Sudamérica, tampoco estamos nosotros pensando en llevar la frontera agrícola al 40 o 50% de la superficie, hay áreas aptas para agricultura y otras que no son aptas", aseveró. 

Según Pantoja, cuando se habla de ampliar la frontera agrícola hay que hacerlo con responsabilidad, dijo que producir 10 millones de hectáreas no afecta en nada porque todas las áreas aptas para la agricultura están dejando de lado las reservas naturales, las comunidades indígenas, los bosques, toda la Chiquitania, que no sirve para la agricultura.

Sobre los incendios en la Chiquitania, que fueron mencionados por Mesa en el evento medioambiental, Pantoja dice que lo que se quemó el año pasado dejó traumatizados hasta a los ganaderos, por el tremendo daño. 

"Dentro de lo que es el PLUS, que podría verlo el doctor Carlos Mesa, toda la parte de la Chiquitania está fuera de lo que significa un plan de crecimiento ordenado de la agropecuaria, sembrar en una zona que no es apta es ilógico supuesto que cualquier ampliación de frontera agrícola tiene que ser bien estudiada porque debe hacerse en áreas aptas", dijo.

Pantoja dijo que se menciona hoy el tema de la Chiquitania porque el 18 de octubre hay elecciones. "El Bosque Seco Chiquitano es algo que debemos proteger todos, nosotros tenemos convenios con la ABT y diferentes instituciones para cuidar las áreas protegidas porque son áreas que nos sirven a nosotros para la agricultura. La afectación se da por colonos y gente inescrupulosa, hasta cazadores que hacen fuego y se les escapa, esa no es zona productiva", sostuvo. 

De acuerdo a Pantoja, los productores han apoyado muchísimo a la ABT en el tema de las normas para prohibir las quemas en este momento, "sabemos que estamos en una época muy crítica de vientos, de seca, entonces hemos apoyado totalmente la pausa, Anapo está 100% de acuerdo con la pausa de las quemas", aseguró.

El sobregiro

El sobregiro ecológico o sobregiro de la tierra, es una medición hecha por la Global Footprint Network, una organización global que, a partir del concepto de huella ecológica, ha registrado la fecha anual en que la humanidad utiliza todos los recursos biológicos que la Tierra puede renovar durante un año. 

A partir de lo que se marca como el Día del Sobregiro de la Tierra, el déficit ecológico del planeta se mantiene a costa de la reducción de las reservas de los recursos locales, y acumulando dióxido de carbono en la atmósfera.