Escucha esta nota aquí

El expresidente Carlos Mesa se acogió ayer a su derecho al silencio en la declaración que realizó ante la Fiscalía en calidad de testigo por el caso terrorismo, sedición y conspiración. El fiscal que investiga el caso, dijo que analizará su caso para volverlo a citar.

El jefe de Comunidad Ciudadana (CC) presentó un documento a los investigadores en el que enfatiza que desconoce ese “proceso político”, porque es utilizado para “manipular la verdad” y “blanquear el fraude”. Son 10 argumentos que el exmandatario esgrimió ante el Ministerio Público para alegar no brindar información.

Sostiene que se están manipulando pruebas y que cualquier declaración será utilizada para “incriminar” a los actores de los hechos de 2019.

“Este proceso penal, con las declaraciones de los testigos convocados pretende alcanzar legitimidad ante la sociedad, legalizando lo ilegal y busca convertirse en un elemento de manipulación de ‘pruebas’ y de ‘forzadas autoincriminaciones’, para alcanzar los objetivos políticos de destruir todo vestigio de oposición, como lo hizo el anterior gobierno de Evo Morales y lo quiere hacer el actual gobierno de Luis Arce”, explicó.

La Fiscalía descartó este jueves ordenar la aprehensión del expresidente de Bolivia y líder de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, luego que se acogiera a su derecho al silencio en la citación que le realizó esa instancia para que declare por el caso de supuesto “golpe de Estado”.

Sin embargo, el Ministerio Público analizará si corresponde ampliar la investigación en su contra, debido a que, al no brindar información sobre los hechos de 2019, podría entorpecer la labor que realiza la comisión de fiscales.

Mientras tanto, la expresidenta Jeanine Áñez, a través de una carta publicada a las 16:11 en su cuenta de Twitter, pidió a los observadores internacionales de los diálogos de noviembre de 2019, Unión Europea, Naciones Unidas y la embajada de España confirmar los datos que figuran en la “memoria” que publicó la Conferencia Episcopal Boliviana.

Áñez escribió: “Solicito encarecidamente y en honor a la verdad, a la embajada de España, la Unión Europea, Naciones Unidas y la embajada de Brasil tengan a bien confirmar la plena veracidad de los hechos revelados por la Iglesia católica”, señala el comunicado de dos páginas que publicó en su cuenta la exdignataria.

Comentarios