Escucha esta nota aquí

Los expresidentes Carlos Mesa (CC) y Evo Morales (MAS) intercambiaron  acusaciones públicas de haber provocado la ruptura del orden constitucional en los hechos de octubre y noviembre de 2019, cuando el líder cocalero renunció a la Presidencia del Estado después de que la OEA lo acusó de promover un fraude electoral.

El primero en atacar fue Carlos Mesa. El jefe de Comunidad Ciudadana aseguró que Morales quebrantó la Constitución Política del Estado (CPE) y perpetró en el país seis rupturas democráticas, por lo tanto, debe ser acusado por la Fiscalía por “ejecutar fraude electoral”, intentar generar un vacío de poder en 2019 y organizar grupos irregulares para “sembrar la violencia social en el país”.

Mesa recurrió a las redes sociales para publicar el artículo denominado “Evo Morales y su desprecio por la Constitución y la democracia”, en el que enumera los cinco elementos que, según él, es la evidencia de la ruptura constitucional provocada por el jefe del MAS.

En el punto cuatro, el líder del opositor CC menciona: “Queda probado que Evo Morales urdió un plan para dejar sin gobierno a Bolivia quebrantando la CPE y la democracia al intentar perpetrar un golpe de estado. Para consumarlo planificó, junto a su renuncia, la dimisión del vicepresidente, la titular del Senado y de Diputados, el primer vicepresidente del Senado y la primera vicepresidenta de Diputados. Intentó, además, (sin éxito) que todos los parlamentarios del MAS (titulares y suplentes) renunciaran a sus curules para dejar a la Asamblea Legislativa Plurinacional sin quórum. Perpetró así su cuarta y más grave ruptura de la democracia”.

Mesa aseguró que la narrativa del presunto “golpe de estado” fue inventada con fechas, lugares y protagonistas. Sin embargo, apuntó que las decisiones y acciones ejecutadas entre el 12 de noviembre de 2019 y el 20 de noviembre de 2020 son responsabilidad del gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Contrataque

Desde el otro frente, Evo Morales también recurrió a Twitter para referirse a su adversario político, al que calificó de “historiador golpista”. Aseguró que Carlos Mesa miente en un intento por negar su responsabilidad por las muertes ocurridas en Sacaba y Senkata, además de despojarse de las denuncias de corrupción del gobierno transitorio que él ayudó a instalarse.

“Antes, como sucesor de Sánchez de Lozada, ordenó quemar por decreto las pruebas de sus gastos reservados. Ahora intenta destruir con mentiras las pruebas de su conspiración en el golpe. Se negó a declarar por la masacre de octubre. Busca impunidad por la masacre de Senkata y Sacaba”, escribió Morales en Twitter.

Se está previsto que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bolivia) entregue un informe, a encargo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre los hechos de violencia ocurridos en el país entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2019, por causa de la crisis política y social.

Comentarios