Escucha esta nota aquí

Un milagro se dio en un vuelo de Amaszonas, que cumplía la ruta Riberalta - La Paz. Todo comienza cuando la madre de 25 semanas de gestación hace conocer al tripulante de cabina que se encontraba en sus labores de parto, quien alerta al capitán de la aeronave y cuando los viajeros se percatan de la situación uno de ellos alza la voz manifestando ser médico.

Según los trabajadores de la aerolínea, de ahí en más fue solo cuestión de tiempo para ser testigos del alumbramiento de un bebé, el primero que se da en la historia de los aviones de la empresa boliviana. 

"El milagro de la vida es motivo de alegría y bendición para la familia que recibe al nuevo ser, como también para quienes fueron testigos de este inolvidable momento y para nosotros, la línea aérea que de ahora en adelante se encargará de  transportar sus sueños y esperanzas de por vida", manifestaron los ejecutivos de la línea aérea.

La madre que dio a luz fue socorrida por el tripulante de cabina Limbert Cadima, de 24 años, que actuó conforme al procedimiento, donde también resalta el trabajo de la tripulación por mantener la calma y cumplir con el protocolo establecido para estas circunstancias precautelando la salud de la mamá y del nuevo ciudadano boliviano.

"Será un experiencia única e inolvidable para nuestros viajeros, muchos de ellos se preguntaban si el niño será riberalteño o paceño, lo cierto es que es boliviano, como todos los que vivimos aquí", recuerda como anécdota otro de los tripulantes.

Al arribo al aeropuerto a la ciudad de El Alto ya había una ambulancia esperando a la valiente mamá y al bebé, que al nacer de manera prematura fue auxiliado inmediatamente, ambos se encuentran en buen estado de salud.