Escucha esta nota aquí

Inédita. Así resultó la pugna interna que se desató al interior de las FFAA para lograr los ascensos de los jefes militares. Hasta el momento no se habían conocido denuncias públicas de los uniformados y las promociones se definían internamente. Dos meses y tres semanas después de haber tomado juramento a su primer Alto Mando Militar, el Gobierno aún no mandó esas listas de ascensos al Parlamento donde creen que están congeladas.


“Eso (la lista de ascensos) tienen que enviar, por supuesto, desde estas instancias, de la Policía y de las Fuerzas Armadas a través del (Órgano) Ejecutivo al Senado, creemos que por razones administrativas u otras debe estar todavía congelado esto, no hemos recibido ningún tema”, declaró el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez.


Luis Arce posesionó a su primer Alto Mando el 16 de noviembre y la misión que encargó Arce fue la de recuperar la confianza de la población. Pero 43 días después, el 30 de diciembre, posesionó a nuevos jefes militares en los máximos cargos de las FFAA y hasta el momento no envió las listas al Parlamento.


Las fricciones entre las FFAA y el nuevo Gobierno quedaron en evidencia desde que se conoció la victoria del MAS en las urnas el 18 de octubre. Evo Morales acusa a los jefes castrenses de haber protagonizado un golpe de estado que lo sacó del poder. Existe una lista de 120 jefes militares, con fotografía incluida, supuestamente involucrados en esos hechos.


Las denuncias


Los militares empezaron con las denuncias y reclamos sobre quiénes deben asumir mandos dentro de la institución. Una carta fechada el 12 de enero de este año hace referencia al proceso de selección, que se realizó en mayo de 2020.


Doce coroneles que firman la carta dirigida al Comandante General Accidental del Ejército, general, Miguel Ángel del Castillo Quiroga, dicen que pertenecen a la promoción 1990 y en un extenso documento de 17 puntos explican todo el proceso de selección de los coroneles que deben ascender a generales de brigada, sin que hasta el momento se hayan materializado esos ascensos. EL DEBER, confirmó la autenticidad del documento con seis altos jefes castrenses.


Señalan al coronel Iván Novillo Fuentes, actual Jefe de Estado Mayor General del Ejército y afirman que retiró su postulación en el proceso de calificación, pero por haber ejercido el comando de la Escuela Antimperialista, en Cochabamba, fue incluido de nuevo en la nómina y ocupa un cargo jerárquico en el Ejército.


Leonardo Loza, secretario de la Comisión de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y Policía Boliviana, que califica esa lista de ascensos, fue consultado sobre estas denuncias y las observaciones sobre el coronel Novillo y dijo que las mismas son parte de la campaña de los descontentos.


No todos estarán conformes, algunos siempre tendrán algún otro criterio, pero para mí hay un absoluto bienestar de nuestras Fuerzas Armadas con este gobierno democráticamente electo”, dijo respecto al ambiente castrense.


El abogado Omar Durán explicó que este descontento radica en que, todos los años, la promoción saliente del comando realiza la calificación de sus subalternos y conforman su tribunal. Como los comandantes del pasado año fueron pasados a reserva, el actual comando accidental será el único que se autocalifique y eso genera malestar en las promociones que están más abajo.



Comentarios