Escucha esta nota aquí

Autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, junto a la Gobernación de Beni, avanzan una investigación para esclarecer lo ocurrido ayer en Magdalena (Beni) con la muerte de un caimán negro de más de 4 metros de largo. La autoridades ministeriales y ambientalistas denunciaron el biocidio a través de las redes sociales puesto que esta especie está catalogada como altamente vulnerable y está protegida a nivel internacional debido a su comercialización.

Carola Vaca funge como Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales para la Gobernación de Beni. Lamenta la muerte del caimán negro y espera que se aclare debidamente lo ocurrido en Magdalena. Por el momento, una comisión de investigación ya se hizo presente para conocer los detalles.

Junto al Ministerio de Medio Ambiente y Agua, alistan una "querella por delito ambiental" contra las personas causantes de la muerte del animal. "El caimán negro está en estado vulnerable y protegido a nivel internacional debido a su comercialización", afirma Vaca.

Dentro de las acciones de investigación, la policía detuvo a dos personas. Fueron puestos en libertad ante la protesta de los vecinos y la tensión creciente en torno a estos arrestos. 

De acuerdo al testimonio ofrecido por la secretaria de Medio Ambiente, estas dos personas participaron para sacar al caimán del río y, posteriormente, trasportarlo colgado de un tractor. Sin embargo, las personas que mataron al animal se dieron a la fuga ante el temor de ser detenidas.

Carola Vaca cuenta con una experiencia muy amplia como guardaparques. Es consciente que "los animales salvajes aparecen en áreas habitadas y (su presencia) hace que la gente se sienta amenazada". No por ello, justifica las agresiones contra los animales. El camino, explica, implica "crear mayor conciencia e información para denunciar a la policía y relocalizar los animales, no matarlos", sentencia.

Durante su trabajo de guardaparques ha conocido numerosas experiencias de "caimanes que han comido perros o han lastimado a personas". Además, explica que "se trata de un animal grande, salvaje, que causa temor".

En todo caso, insiste en remarcar que matar a uno de estos caimanes "es un delito y la gente lo sabe. No se puede estar matando animales". En este caso, y a pesar de que no se conocen los detalles concretos del caso, "pudieron llamar a la policía, a los militares o a las autoridades" para minimizar el riesgo.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Agua se anuncia que "se está haciendo las investigaciones sobre el hecho ocurrido ayer a orillas del río Itonoma". Recuerda que el "caimán negro está catalogado como especie en peligro de extinción" y que la misión de la cartera ministerial, en apego a la Constitución, obliga a "defender la fauna silvestre".


Lea también

Comentarios