Escucha esta nota aquí

La situación se agrava. El Ministerio de Salud alertó en las últimas horas que Bolivia transita hacia una “inminente situación de desastre”, que hará inviable el sistema sanitario y que agravará la situación epidemiológica, a consecuencia de los bloqueos y protestas que protagonizan sectores afines al MAS.

Mediante un comunicado, esa cartera de Estado anticipa que habrá más pérdidas de “vidas inocentes”, por lo que hace un llamado a la comunidad internacional para que se solidarice con el país, frente a las protestas que mantienen varados insumos médicos y otros enseres necesarios para enfrentar la pandemia del Covid-19.

“Todas las acciones implantadas, sumadas a la cuarentena que significó sacrificio para todas las familias bolivianas, podrían ser en vano, de continuar este accionar delincuencial e irresponsable de grupos inconscientes que desprecian la vida de sus semejantes”, indica el pronunciamiento.

Dicho Ministerio sostiene que, según reportes recibidos, desde las próximas horas “los hospitales y clínicas de la ciudad de La Paz se verán privados del oxígeno para sus pacientes con el riesgo de que muchos pierdan la vida por falta de este elemento”.

Explica que los conflictos, con aglomeraciones de personas, representan “un giro ascendente en la transmisión del coronavirus”, afectando a miles de personas de todas las edades, con efectos devastadores en las familias de todos los departamentos del país.

Bolivia está próxima a superar los 90.000 casos de Covid-19, hasta ayer se reportaron 89.999 infectados, 3.640 decesos y 29.808 recuperados, siendo La Paz, epicentro de las protestas, la segunda región más afectada por la pandemia, con 21.606 pacientes, solo por debajo de Santa Cruz.