Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Salud emitió un comunicado en las últimas horas en el que no aconseja el uso de cámaras de desinfección en la lucha contra el Covid-19. Al contrario, advierte los efectos nocivos que pueden tener para la población.

Marcelo Navajas, titular del área, dijo en repetidas ocasiones que no hay prueba científica que demuestre que esos espacios maten al coronavirus, explicando que simplemente podrían generar una sensación de “falsa seguridad”.

“Los compuestos podrán causar efectos adversos, tales como irritación de las mucosas, irritación de la piel, ojos, el sistema digestivo y las vías respiratorias. Estos productos no deben usarse sobre personas”, advierte el pronunciamiento de Salud.

Esa instancia insiste que, para la limpieza y desinfección de personas, debe realizarse el lavado frecuente de manos con agua y jabón, y la desinfección con soluciones a base de alcohol al 70 por ciento.

Hace unos cinco días, la Sociedad Boliviana de Infectología, también desaconsejó el uso de túneles de desinfección y del rociado de personas con productos químicos porque, en lugar de ayudar a frenar la diseminación del coronavirus podría estar alentándola, además de significar un riesgo innecesario para la salud de las personas.

A ese pronunciamiento se suman otros, como el de los voluntarios de ‘Respira Bolivia’, que explicaron que su uso debe ser estricto para personal de salud con el equipamiento adecuado, y de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), que advirtió de los peligros de esta práctica.

“Se sabe que los productos químicos utilizados para el rociado (compuestos de amonio, cloro, peróxido de hidróxido, alcoholes, glutaraldehído) y otros compuestos como el ozono, causan daños en los humanos, como irritación en la mucosa, la piel, los ojos, el sistema digestivo, y las vías respiratorias”, indicó en su momento esa entidad.