Escucha esta nota aquí

El ministro Iván Arias, delegado presidencial para La Paz, culpó a la Gobernación de destruir lo que se trabajó durante meses para frenar el avance del coronavirus, al obstaculizar la intervención al Servicio Departamental de Salud (Sedes).

“En tres semanas de intervención del Sedes por parte de la Gobernación de La Paz se ha destruido lo que se armó en meses, nuestros ERAs (Equipos de Respuesta Rápida) ya no están funcionando. Llamen ustedes al 168 y no hay quién conteste”, lamentó la autoridad.

Aseguró que los sistemas de prevención y de aislamiento, no están funcionando, porque la mayoría de los infectados están terminando en los hospitales. "Se debería hacer que el enfermo reciba a los médicos antes de que la cosa sea grave, pero en algunos casos la enfermedad nos está rebasando”.

La disputa surge por la pulseada que protagonizan el Gobierno y la Gobernación. Primero se posesionó a René Sahonero como director del Sedes, luego se lo destituyó, después fue ratificado y, finalmente, renunció, ante la presión por la administración departamental.

En las últimas tres jornadas La Paz sumó 449 casos positivos de coronavirus, bordeando los 2.000 contagios, ubicándose solo por detrás de Santa Cruz, Beni y Cochabamba, siendo la cuarta región con mayor número de pacientes.

Félix Patzi, autoridad departamental, en medio de la disputa, dijo que el trabajo del Sedes no se interrumpirá 'ni un minuto', porque la única autoridad legalmente autorizada es el médico Eberth Osco, de la Gobernación, "lo otro es más político”, concluyó.