Escucha esta nota aquí

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, en su calidad de Delegado Presidencial para coordinar las acciones de la lucha contra el coronavirus (Covid-19) en La Paz, respaldó el pedido de repliegue del personal de salud que atiende y vive en El Alto, tras los ataques registrados en los últimos días por parte de grupos vandálicos.

“No podemos exponer al personal de salud que pone en riesgo su vida para atender a la población. Tenemos la obligación de garantizar la seguridad de los médicos y las enfermeras, que son amedrentados en El Alto por grupos vandálicos con intereses políticos”, señaló Arias.

En ese marco, la autoridad coincidió con el pedido del director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, René Sahonero, en consonancia con la solicitud de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública de Bolivia (Fesirmes) y del Colegio Médico de El Alto, que solicitaron el repliegue de profesionales de cuatro establecimientos de salud.

La demanda surge luego de una serie de actos delictivos, que iniciaron el jueves por la noche en El Alto, donde un centenar de personas apedreó dos autobuses del sistema municipal de transporte Wayna Bus, que trasladaban a personal de salud.

La ola de violencia continuó el viernes por la noche, en el sector de Puente Vela, donde fue apedreada una unidad del Servicio de Ambulancias de Urgencias y Emergencias Médicas (SUMA), que se dirigía a recoger a un paciente.

A estas agresiones se suma el amedrentamiento que sufrió una enfermera por parte de un grupo de vándalos que le impidió el paso de su vehículo amenazándola con quemar su motorizado y arrojarlo al río.

Tras esos hechos, el personal de salud se declaró en emergencia y exigieron garantías para cumplir con su labor en los centros de salud San Roque, Pomamaya, Puerto Camacho y Cooperativa de El Alto.






Comentarios