Escucha esta nota aquí

El ministro de Defensa, Luis Fernando López, instó este lunes a la apertura de una “tregua política” ante la difícil situación que atraviesa el país frente a la pandemia del Covid-19. También destacó la cohesión de las Fuerzas Armadas como un ejemplo de la democracia.

Durante su discurso en la imposición de grados, entrega de bastones de mando, sables y espadas a efectivos de la institución castrense, López emitió un discurso duro, instando a que los asambleístas del MAS se "pongan la mano al pecho" y no bloqueen el país.

“Pónganse la mano al pecho, son tan bolivianos como todos, ayúdennos a salvar vidas, no estamos en condiciones de pelear, de estar discutiendo, pónganse la mano al pecho, es momento de unidad, paz, de una tregua política que nos permita hablar como hermanos bolivianos”, dijo enfáticamente.

López admitió que esta jornada no fue “normal” porque se escribió “una página de honor y de reivindicación para nuestras Fuerzas Armadas”, con la disposición del Ejecutivo para que los uniformados asciendan de forma directa de grado, sin esperar el trámite de la Asamblea Legislativa. “La decisión de la presidenta les da el lugar que merecen”, enfatizó.

“No era justo ni es justo que por un simple castigo a quienes defienden la democracia, no haya un acto formal en la entrega de bastones, sables y espadas a las FFAA. El pueblo va a esperar que sean patriotas, que cumplan con el país, porque no solo están bloqueando una situación absolutamente institucional, sino que siguen bloqueando créditos para salvar vidas”, acotó el ministro.

López dijo que la población está agradecida con las FFAA por la labor que cumplieron durante los conflictos electorales de la gestión pasada y el trabajo que actualmente desempeñan, frente al coronavirus. “La patria debe vivir, así tengamos que morir”, concluyó.