Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, salió este miércoles a responder las declaraciones de Maximiliano Dávila, que ayer, antes de ingresar a la cárcel de San Pedro, lo acusó de pretender “incriminar” al expresidente Evo Morales.

Explicó que las investigaciones contra el exjefe antinarcóticos datan de febrero de 2020, “cuando Evo no estaba en el país”, durante la administración de Jeanine Áñez. Sostuvo que los datos fueron recabados por Inteligencia y contrastados con documentación de Interpol.

“Estas investigaciones datan de febrero de 2020, época en la que Evo Morales ni se encontraba en el país. Esto se basa en un informe realizado por Inteligencia, que tiene coincidencias con el informe de Interpol”, sostuvo Del Castillo en conferencia de prensa.

Según el ministro, se realizó una reunión presencial entre Jorge Roca Suárez, 'Techo 'e paja', el exmayor Omar Rojas, un dominicano de iniciales D.R.C. y Aungus Nieto, hoy prófugo que estaría en Brasil, donde se planificó la compra y venta de droga para refinarla en Bolivia y después exportarla.

La conferencia de prensa:

“En las reuniones de 2020, la persona uno, encargada de la protección sería Maximiliano Dávila, por eso se inició el proceso por legitimación de ganancias ilícitas. Él es quien dijo que 10 dirigentes cocaleros estaban procesados y otros 50 eran investigados por narcotráfico. Días previos al golpe de Estado facilitó el traslado de la familia de Arturo Murillo del Trópico de Cochabamba”, acotó.

Explicó que Roca Suárez fue quien pretendía reingresar al negocio del narcotráfico y se contactó con Rojas para gestionar la compra de laboratorios de cristalización, trasladar pasta base peruana, refinarla en Bolivia y sacarla después a otros países de la región.

“De manera clara y concisa se demuestra que el señor Roca Suárez recibió libertad condicional en el Gobierno de la señora Jeanine Áñez. Las reuniones para la compra, venta, conspiración, para llevar narcotráfico del Perú a territorio nacional y de ahí a terceros países sucedió en el Gobierno de Jeanine Áñez”, agregó.

Respecto a las otras denuncias contra Dávila, cuando fungía como exdirector de la Policía Boliviana, en la gestión de Morales, el ministro se limitó a indicar que recabarán los antecedentes, pero enfatizó que el caso principal es por legitimación de ganancias ilícitas, por presuntamente recibir dinero para protección al narcotráfico.

“Este es el caso más preciso con el que tenemos información elaborada en territorio nacional, contrastada con organismos internacionales, en este caso Interpol...Esto responde a la transparencia con la que hemos llevado las investigaciones desde el Ministerio de Gobierno, para informar lo que realmente ha sucedido y está sucediendo en nuestro país”, recalcó.

La presentación:

Comentarios