Escucha esta nota aquí

El ministro de Justicia, Iván Lima, descartó la aplicación de una cuarentena rígida para contener los contagios de Covid-19 en el país. Aseguró que la medida es inconstitucional y para llevarla adelante, como hizo la expresidenta Jeanine Áñez, se debe promover un estado de excepción, antes conocido como estado de sitio.

Los opositores cuestionan al Gobierno por la demora en asumir medidas para intentar disminuir los casos de coronavirus. Samuel Doria Medina, líder de UN, dijo que el presidente Luis Arce “no tiene un plan, un mapa, ni una ruta crítica a seguir”.

El expresidente Jorge Quiroga calificó de “debilucho” a Arce por no aplicar medidas más drásticas contra el Covid-19. Carlos Mesa sugirió que se debata una cuarentena rígida y que posterguen las elecciones subnacionales.

De acuerdo con las cifras oficiales, Bolivia se aproxima a los 200.000 casos positivos de Covid-19 desde marzo del año pasado. Autoridades políticas y médicas, ante el alto índice de contagios que ha superado la barrera de los 2.000 casos por día en la segunda ola, solicitan al Gobierno que repita la cuarentena rígida llevada adelante el año pasado por Áñez.

El expresidente Evo Morales dijo ayer que no hay motivo para suspender las subnacionales, porque los países están enfrentando las elecciones correspondientes. Además, solicitó encontrar la forma de “combinar cómo defender la vida, pero también cómo cuidar la economía, porque otra vez una cuarentena rígida sería fatal para el pueblo boliviano”.

Sobre el sistema educativo, se mostró favorable a la modalidad presencial. “Afirmar que habrá clases solamente virtuales es prácticamente castigar al área rural, es modelo de Víctor Hugo Cárdenas”, resumió el exmandatario.

Ayer, el ministro Iván Lima llevó el debate más allá. “Quienes piden una cuarentena rígida no entienden que ya no estamos en un gobierno de facto. Nosotros respetamos la Constitución. Una medida de esta naturaleza no se puede llevar adelante si no es por la Ley de Estados de Excepción”, aseveró.

La autoridad complementó que pedirlo “me parece que es una contradicción muy grande. Confinar a los bolivianos en sus casas, como lo hizo Áñez, afecta la libertad que tenemos todos los bolivianos de movilizarnos, de permanecer, de circular, de salir del país, y esa acción es inconstitucional”, insistió el ministro.

Detalló que solo si la situación llega al límite “y así lo disponga el sector salud, se tendrá que activar los mecanismos jurídicos para proceder a limitar los derechos de los bolivianos. En tanto eso no ocurra, no se pueden tomar esas decisiones a nivel subnacional de municipios ni de Gobernaciones”.

Además, el procedimiento estipulado en la ley se activa con un decreto que sale del gabinete y se remite a la Asamblea Legislativa para que esta acepte, modifique o rechace el estado de excepción.

Lima consideró “muy lejana” la posibilidad de declararlo. “Digo esto porque le damos a los bolivianos condiciones de prevención mucho mejores que el año pasado. Tenemos 1,6 millones de pruebas, que llegaron en aviones de BoA. Si hay más casos en las estadísticas es precisamente porque hacemos más pruebas”.

El candidato a la Gobernación de Santa Cruz por Creemos, Luis Fernando Camacho, exigió a Arce que aleje el centralismo y que permita actuar a los gobiernos departamentales.



Comentarios