Escucha esta nota aquí

Los 170 respiradores que llegaron al país la semana pasada, y que fueron observados por no ser aptos para terapia intensiva, serán 'actualizados' por parte de la empresa proveedora, sin costo adicional. 

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, informó que llegará desde España un nuevo software que permitirá mejorar los equipos. De igual forma, señaló que hay una empresa en Bolivia que se hará cargo de su mantenimiento.

El software permitirá una nueva funcionalidad a los aparatos, que en medicina se llama 'destete'. "Estos aparatos nos van a salvar hasta que se llegue a un respirador convencional", manifestó el ministro.

Navajas añadió que, a partir de mañana, llegarán respiradores convencionales y de mayor complejidad. Aseguró que hasta fines de junio se tendrán 600 respiradores en el país.

Polémica por la adquisición

Luego de las observaciones que se hicieron a estos equipos, por no ser aptos para terapia intensiva, y cuestionamientos al precio, el ministro indicó que no hubo sobreprecio y reiteró que servirán para emergencias hasta que un paciente pueda ser conectado a un respirador convencional.

Por otro lado, el BID emitió un comunicado en el que señala que examina todos los procedimientos de licitación y el contrato, "con el objeto de observar que el proceso se lleva de acuerdo con los procedimientos convenidos" y que no emitió ninguna objeción a la compra realizada por el Gobierno. De igual forma, afirma que efectúa revisiones y verificaciones posteriores.

Cada uno de los equipos costó 27.683 dólares y, durante la conferencia de prensa, se explicó que antes de la compra se hizo una comparación de otros precios de compra en otros países. Aclaran que el proceso se hizo cumpliendo todas las normas nacionales y las exigencias del BID.