Escucha esta nota aquí

El ministro de Salud, Édgar Pozo, admitió este viernes que el país se encuentra en el “ojo de la tormenta” por la segunda ola de contagios con Covid-19, pero negó que falten camas y espacios en unidades de terapia intensiva de hospitales.

La autoridad, que se encuentra aislada por haber dado positivo al mal, afirmó que lo más difícil de su labor es satisfacer los requerimientos de los diferentes sectores, a tiempo de afirmar que es “lapidario” para una persona de su edad (72 años) tener que levantarse a las 06:00 de la mañana y dormir pasada la medianoche por cumplir con sus funciones.

“Nosotros si por ejemplo nos hubiéramos dedicado a terminar de construir algunas estructuras de salud hubieran dicho que nos dedicamos a eso menos a las vacunas y a las pruebas y que somos ineptos, y ahora que hacemos eso sacan que las vacunas, que las pruebas, que no hay camas, que no hay terapias y que el fondo esto no es cierto”, dijo en entrevista con radio Fides.

Esta jornada se conoció el diagnóstico de Pozo, quien dijo que evalúa su permanencia en el Gabinete de ministros del presidente Luis Arce, por el riesgo que existe al ser una persona de la tercera edad.

“No sé la decisión que vamos a tomar el hecho es que afecta mucho más a una persona mayor y esto significa riesgo alto”, acotó, indicando que el coronavirus permanecerá en el país al menos un año.

“Estamos en el ojo de la tormenta, pero tengo un buen equipo de viceministro y técnicos que se preocupan de los temas (…) Es dinámica la situación porque los pacientes se van moviendo”, agregó, anticipando que ya se elaboran protocolos para recibir el primer lote de la vacuna Sputnik V.

Comentarios