Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional asegura que la Dirección de Régimen Penitenciario “no escatimó esfuerzos” para salvarle la vida a Marco Antonio Aramayo, exdirector del Fondo Indígena, que pasó siete años detenido en diferentes cárceles del país.

Régimen Penitenciario no ha escatimo los esfuerzos para salvarle la vida a esta persona privada de libertad”, aseguró en Cochabamba el ministro Eduardo del Castillo, luego de confirmarse que el deceso se produjo a las 05:40 en terapia intensiva del Hospital Cotahuma de La Paz.

La autoridad confirmó que “la Policía Boliviana ha realizado el levantamiento del cadáver conforme a las normativas legales”, para realizar una investigación sobre las causas que ocasionaron el desenlace fatal.

“Como Ministerio de Gobierno hemos hecho todo lo posible, conforme nos manda el ordenamiento jurídico vigente, no podemos efectuar mayores tareas, será la justicia la que determine qué ha pasado con este sujeto”, acotó el titular gubernamental.

Declaraciones del ministro:


Aramayo fue quien instruyó una investigación sobre las irregularidades en los manejos de los recursos del Fondo Indígena, pero pasó de ser el principal denunciante a ser el único procesado, teniendo 256 causas en su contra.

Sus restos fueron retirados del centro médico municipal y se informó que la muerte se produjo por un paro cardiorrespiratorio, el segundo, luego que la pasada semana sufriera el primero y una falla multiorgánica.

La tragedia generó varias opiniones. El presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo consideró que Aramayo es una “víctima de la justicia corrupta y sometida al MAS”, mientras que el abogado Juan del Granado califica el hecho como un “asesinato judicial”.

Más reacciones:


Comentarios