Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, criticó este jueves a un grupo de más de 40 periodistas del país que elevaron un pronunciamiento en el que expresan su preocupación por el proceso penal que  sigue la Fiscalía a Mauricio Jara, que fue calificado como un ‘guerrero digital del MAS’ y que actualmente se encuentra detenido preventivamente en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz.

Murillo aseguró que “los malos políticos y los malos periodistas ya no saben qué hacer para desprestigiar al Gobierno de la presidente (Jeanine) Áñez,  como aquellos que reclaman por haber metido preso a un guerrero digital, aduciendo que estamos coartando la libertad de expresión”.

El ministro indicó que los guerreros digitales llenan de basura las redes sociales y lo único que hacen es “inventar, bombardear y  envenenar”,

Recordó que él mismo hizo la denuncia de que los guerreros digitales  han ganado sueldos de hasta Bs 20.000 sin tener ni siquiera un título y que el anterior Gobierno ha pagado miles de bolivianos para atacar al pueblo y que ese tipo de gente todavía está infiltrada en varios ministerios. “Estamos luchando contra los terroristas cibernéticos, estamos luchando contra los delincuentes que tratan de desestabilizar un Gobierno”.

Murillo descartó que las actuaciones que ahora hacen contra estas personas se trate de una persecución política, que se esté afectando los derechos humanos y que todos los que  están encarcelados es porque han violado la la ley.

El ministro se refirió al pronunciamiento de los profesionales que calificaron de ilegal la detención de Jara y que este proceso instaurado en su contra refleja una preocupante tendencia contraria a la libertad de expresión, demostrada por las autoridades actuales. 

Jara fue imputado por la Fiscalía por los presuntos delitos de “sedición y atentado contra la salud pública” y de “instigación pública a delinquir”.

Los  firmantes, todos relacionados al trabajo en medios de comunicación social, señalan: “valoramos en alto grado la defensa de la libertad de expresión. Consideramos que se encuentra en el centro de las libertades democráticas, ya que la capacidad de los ciudadanos de expresarse libremente ayuda a que otros derechos sean protegidos, y los abusos y excesos, denunciados. 

Recuerdan que no puede haber una democracia plena sin que se respete la libertad de expresión.

Manifestaron que consideran preocupante el proceso penal seguido por la Fiscalía de Santa Cruz contra Mauricio Jara, calificado como un “guerrero digital” del MAS y aseguran, que al margen de que coincidan o no con las opiniones de Jara, "debemos dejar claro que su detención es ilegal y refleja una preocupante tendencia contraria a la libertad de expresión demostrada por las actuales autoridades".

También indican que no existe, en un Estado de Derecho, la posibilidad de acusar, por ejemplo, a una persona por “desinformar a la población”, ya que ello es algo ambiguo. Además, si empezamos a encarcelar a las personas por esa causa, muchos políticos terminarían tras las rejas.

También señalan que es preocupante que la Fiscalía haya señalado que, para acusar a Jara, se realizó un “patrullaje cibernético”, que detectó que participaba de varios grupos de WhatsApp y qué mensajes emitía. Esa es una flagrante violación al derecho a la privacidad, que si se extendiera dejaría a todos los ciudadanos inermes ante la intromisión estatal.

Ante estas circunstancias, demandan a  la justicia que el ciudadano sea puesto en libertad y asuma su defensa ante un Tribunal de Imprenta.