Escucha esta nota aquí

El diagnóstico que hizo en una entrevista con EL DEBER hace una semana el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sobre la situación del país en torno al problema del narcotráfico, señala que la producción de droga se extendió a todo el territorio nacional y culpa de este fenómeno al Movimiento Al Socialismo (MAS) por impulsar la expansión del tráfico ilícito de sustancias controladas durante los 14 años de su gestión.

La autoridad gubernamental también aseguró que el consumo interno “subió muchísimo”, aunque no sustentó con cifras esta afirmación y reiteró que existe producción de droga en toda la zona de Chapare.

Además de hablar sobre expansión del narco en todo el país y el incremento de los consumidores locales de alcaloides, Murillo dijo, de forma contundente, que a diario salen de Beni ‘narcovuelos’ que van hacia Paraguay y Brasil.

“Todos los días existen vuelos que salen a Brasil y Paraguay, lamentablemente son pocos los que podemos agarrar, no contamos con aviones ni helicópteros; tenemos equipos escasos, pero aun así les damos batalla”, explicó el ministro, a tiempo de recordar que en la lucha contra los traficantes debemos participar todos.

Ante las afirmaciones del ministro de Gobierno sobre lo que pasa con los narcovuelos en espacio aéreo beniano, el presidente de la Brigada Parlamentaria de Beni, Wálter Roque (diputado por el MAS en Trinidad), no se mostró sorprendido con lo planteado por la autoridad nacional.

Señaló que todo el tiempo hay avionetas que pasan por su departamento y apuntó a las autoridades actuales como las responsables de permitir que esas naves hagan escala en suelo beniano para recargar combustible.

“Los ministros actuales no pueden decir que no saben lo que está pasando, porque ellos mismos se lo permiten”, disparó el diputado Roque y explicó que en poblaciones benianas como Magdalena, Bella Vista o San Joaquín, esta situación es cotidiana.

“En la carretera asfaltada que va desde San Joaquín hasta Guayará, aterrizan en cualquier momento las avionetas, porque la vía es ancha y hay tramos en los que no vive nadie a varios metros a la redonda. Allí entra de todo, narcotraficantes y contrabandistas”, apuntó Roque, que se quejó por la falta de respuesta a los informes que él ha venido gestionando sobre el tema de la carga de combustible y estos aterrizajes ilegales.

A decir de este parlamentario, antes por lo menos se intentaba hacer algo realizando algunos operativos, aunque reconoce que ahora hasta ha recibido amenazas de muerte por observar lo que pasa en su región, donde la presencia de peruanos, colombianos y brasileños es normal.

Las afirmaciones sobre Beni que hizo Murillo, encuentran sustento en datos estadísticos que se presentan en el documento Estrategia Nacional Contra el Narcotráfico y la Economía Ilegal de las Drogas que presentó el fin de semana en Cochabamba, donde se señala que más del 70% de la pasta base de cocaína confiscada hasta finales de febrero de 2020 en el país estaba en suelo beniano.

Si esta tendencia no cambió, en Beni se secuestró un porcentaje similar al 70% de las 5,1 toneladas de pasta base de cocaína cuantificadas desde el 13 de noviembre de 2019 hasta el 22 de junio de 2020, según informes recientes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) publicados en las redes sociales del Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas.

El dato no resulta menor, considerando que hasta el año pasado Cochabamba era la región donde más pasta base de cocaína se incautaba y también donde más fábricas de droga se destruían, como lo demuestran los datos estadísticos de la Felcn respecto a 2019, donde se detalla que en este departamento los agentes antidroga intervinieron y destruyeron 640 factorías, de las 841 afectadas a escala nacional. Las fábricas cochabambinas significaban casi un 80% respecto al dato nacional.

Leonardo Loza, dirigente cocalero del Trópico de Cochabamba, calificó como políticos los datos estadísticos que ahora se manejan en torno a la región donde sustenta su poder el expresidente Evo Morales. De acuerdo con Loza, los agentes antinarcóticos ingresan a la zona solo para inventarse acciones y sumar a las estadísticas negativas en contra del lugar.

“Por supuesto que hay producción de droga en el Chapare”, respondió el ministro Murillo al cuestionario de EL DEBER, donde recuerda que fueron los fiscales y autoridades judiciales puestas en los 14 años de gestión del MAS, las que posibilitaron la liberación del supuesto amigo de Morales y que fue identificado como un posible lugarteniente de una organización criminal, dedicada al tráfico de droga y que estaba cuidando una pista clandestina descubierta hace un par de semanas.

Cárteles mexicanos

El ministro de Gobierno también se refirió a la presencia de gente de los cárteles del narcotráfico de México, indicando que desde que la presidenta transitoria, Jeanine Ánez, asumió el cargo como jefa de Estado las cabezas de estas organizaciones criminales transnacionales dejaron el país.

“Las cabezas de los cárteles salieron cuando Jeanine asumió el poder y declaró cero tolerancia al narcotráfico, pero tienen sus brazos operativos que siguen trabajando”, aseguró Murillo.

Lo que dijo el ministro fue demostrado en una publicación anterior de este medio, donde fuentes de Inteligencia antinarcóticos confirmaron que el cargamento del ‘narcojet’ era un envío gestionado por un mando medio del Cártel Jalisco Nueva Generación, organización criminal mexicana que ha tomado el control del tráfico de drogas hacia Estados Unidos, Europa y Asia.

Además, los investigadores que están detrás de esta organización delictiva, también indicaron que antes del vuelo detenido en México, se realizaron otros cuatro vuelos utilizando pistas en Beni y Santa Cruz para salir con importantes cargamentos de clorhidrato de cocaína.

Otra situación que evidenció Murillo en la entrevista con EL DEBER, es que existen pugnas de poder en los penales donde han sido encarcelados miembros de las organizaciones brasileñas Primer Comando de la Capital (PCC) y Comando Vermelho.

Al referirse a estos grupos la autoridad dijo: “PCC y Comando Vermelho son los más fuertes y tienen disputas en cárceles y el territorio nacional, a varios expulsamos de Bolivia y yo mismo fui amenazado de muerte por ellos. Es gente muy peligrosa que además es defendida por consorcios de abogados y jueces que deberían ser investigados, la mayoría ligados a políticos del MAS”.

OTROS DETALLES

Documento falso

Hace algunos días el periódico El País de España, hizo una publicación respecto a la detención de José Gonzales Valencia, ‘El Chepa’, narcotraficante mexicano, miembro de la cúpula del Cártel Jalisco Nueva Generación, que vivió en Santa Cruz con el nombre de Jafet Arias Becerra, identidad falsa que consiguió en nuestro territorio para mover el negocio ilegal de esta organización criminal transnacional.

Zonas rojas

El documento donde se plantea la estrategia para luchar contra las drogas 2020-2025, reconoce que en el país hay enclaves territoriales donde el poder económico y político del narcotráfico mandan, como sucede con la zona conocida como ‘México Chico’, un espacio territorial donde confluyen poblaciones del Norte de Potosí y el sur de Oruro.

Vuelos narco

El diagnóstico binacional sobre el narcotráfico realizado entre Bolivia y Perú, indica que los ‘narcoarrepentidos’ influyen sobre pilotos jóvenes para llevar droga de Perú hacia el país.