Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, intercambió acusaciones este domingo por la tarde con el expresidente Evo Morales en la red social Twitter sobre el ‘narcojet’, que cayó en Cozumel, México, el 28 de enero. La aeronave, que transportaba una tonelada de droga de alta pureza, cargó la mercancía en el aeropuerto de Guayaramerín, aparentemente con apoyo de funcionarios aeroportuarios y de YPFB. 

Morales escribió: “Resulta sospechoso que en solo 3 meses aparezcan en Bolivia 9 cárteles de droga, incluido uno ruso, según dice gobierno de facto sin dar pruebas. ¿No será una cortina de humo ante la inexplicable licencia con la que vuelan avionetas desde algunos lugares del Beni hacia México?

A lo que Murillo respondió en la misma plataforma: "Lo que resulta sospechoso es que en 4 meses se incaute más droga, se procesen más narcotraficantes y se descubran sus nexos con la política que en los 14 años de Evo Morales. La cortina de humo era la lucha contra el narcotráfico del MAS".


El ‘narcojet’, de matrícula estadounidense N18ZL, un Gulfstream GLF 3, había hecho una escala en Salta, Argentina, y estaba al mando de los pilotos bolivianos Aldo López Matienzo (51) y Miguel Ángel Blásquez Vallejos (43), actualmente presos.