Escucha esta nota aquí

La propuesta de un observatorio de DDHH en Bolivia, el compromiso de la OEA de remitir al Observatorio Democrático las denuncias y evaluar la aplicación o no de la Carta Democrática; y la decisión de la CIDH de aceptar 2.300 páginas de denuncias, son los tres principales logros de la misión de parlamentarios opositores que retornaron de EEUU.


“La censura que pretende imponer el MÁS a nuestra gestión internacional solo denota debilidad, preocupación y el reconocimiento implícito de que son autores de la más grande degradación democrática que los bolivianos hayamos visto. Acudiremos a cuanto escenario internacional sea importante para cumplir nuestra obligación parlamentaria de defensa de la democracia”, señala la parte final de un comunicado oficial que emitieron los parlamentarios viajeros a su regreso al país.


El 18 de abril, una docena de legisladores de la oposición viajó a Estados Unidos para denunciar ante organismos internacionales la violación de derechos humanos en el país y la persecución política que desató el MAS. La misión estaba integrada por legisladores de Creemos y de Comunidad Ciudadana.


En La Paz, el diputado Juanito Angulo (MAS), adelantó que los opositores serán llevados ante las comisiones de Ética de ambas cámaras, aunque estas instancias aún no fueron conformadas. En opinión del diputado oficialista, sus colegas no podían emprender viaje sin autorización y que hubo una vulneración de los reglamentos internos del Legislativo.


“Queremos indicar de forma categórica y por última vez, que no hicimos uso de recursos públicos de ninguna naturaleza, porque cada parlamentario viajó con sus propios recursos y no hay ninguna normativa que lo prohíba”, señala otra parte del comunicado opositor.


Frente a las acusaciones por el objetivo del viaje, los opositores afirmaron que se trasladaron a Washington porque en esa ciudad están los organismos multilaterales más importantes. Asimismo, señalaron que como parlamentarios tienen derechos que los harán valer.


“Sabemos que no es tarea fácil luchar por la igualdad de derechos para todos ante gobiernos autoritarios y, esto ha detonado en un sin número de presiones y chantajes en los que está incurriendo el MAS en contra de los miembros de esta delegación. No procede ninguna sanción porque estamos amparados por la Constitución y las leyes y no hemos cometido ninguna falta”, refiere otra parte de la nota.  



Comentarios